Archivo

Archivo del autor

El juego de la percepción

por Bernardo Cuevas, alumno de la Escuela de Comunicación

Empecemos con un ejemplo; estás de vacaciones con tu familia en el bosque, no tienes señal, no hay nada que hacer, no hay nada cerca y te aburres, te pones a tomar fotos de todo lo que ves: árboles, animales, montañas a lo lejos, tal vez alguna que otra selfie con tus hermanos o con tus papás… De pronto las vacaciones terminan y regresas a casa.

Cuando llegas, lo primero que haces es subir las fotografías de tus vacaciones y nunca falta el amigo que comenta “qué bonito lugar, se ve increíble” a lo que tú respondes “es un gran lugar, hay tantas cosas por hacer y ver… Deberíamos ir algún día”.

¿Qué paso aquí? Te aburriste en el bosque, pero la percepción que tus amigos tienen de tu viaje es que te la pasaste muy bien.

Aunque suene extraño, esto es más común de lo que pensamos. Mucha gente tiende a manipular la información a su antojo. A veces sólo se trata de cosas insignificantes, exageran una cita, por ejemplo, y le hacen creer a la gente que fue la mejor cita del mundo. En estos casos no hay problema, todos tendemos a exagerar las cosas que nos molestan o entusiasman, el problema se da cuando se manipula la información que sí puede llegar a afectar a alguien o a algo.

¿Cuál es la necesidad de modular la información? Si nuestras vacaciones fueron aburridas ¿cuál es el problema con eso? Si nuestra cita no fue tan increíble ¿por qué no decirlo como es? ¿Por qué tendemos a cambiar las cosas, a decir verdades a medias y a exagerar?

Me pregunto si en la década de los años 50 o 60, la gente hacía lo mismo. La verdad es que no podemos afirmarlo o negarlo del todo, seguramente había gente que lo hacía, pero no a semejantes niveles. Hoy en día con internet es tan fácil manipular la información que cualquiera puede hacerlo, es más, Wikipedia, la página favorita de los estudiantes no es más que la manipulación descontrolada de la información, me refiero a que cualquier fulano puede entrar a Wikipedia y decir que Chuck Norris es el mesías, claro que la gente sabe que eso no es cierto, pero ¿qué tal si alguien cambia los años de algún acontecimiento? ¿Qué pasa si agrega o quita muertos de algún accidente? o si se inventa un altercado que no existo o tal vez no de la manera en que lo cuenta; en ese caso tal vez sí exista gente que se lo crea y lo asuma como cierto.

Otro ejemplo es Facebook, hay quien dice que nadie es tan guapo e inteligente como su perfil lo asegura y es cierto, Facebook es una plataforma a la que subimos lo que queremos que la gente sepa de nosotros. En Facebook todos somos intelectuales, simpáticos, extrovertidos, guapos, agradables etc. ¿Por qué jamás subimos las cosas vergonzosas o las cosas que no nos gustan de nosotros o de los demás? se supone que Facebook es una herramienta para compartir tu vida ¿cierto? entonces ¿por qué sólo compartimos una parte de nuestra vida? ¿A qué le tenemos miedo?

Existe un experimento muy interesante que realizó una mujer hace algunos años. Hizo creer a toda su familia que estaba de viaje en Asia, mediante fotos en Facebook, estados en WhatsApp y tweets. Durante varios meses esta mujer publicó cualquier tipo de cosas relacionadas con su viaje y mientras su familia pensaba que estaba en Asia, en realidad estaba en la misma ciudad a unas cuadras de distancia.

Esto sólo nos demuestra que es muy fácil hacerle creer a la gente lo que queremos que piense.

Hay estudios que afirman que se debe a una cuestión psicológica, ayuda la autoestima, nos hace sentir acompañados etc. en ocasiones manipulamos información para sentirnos mejor con nosotros y aparentar ser quienes no somos.

Dentro de las redes sociales la manipulación también puede ser peligrosa, es decir, hoy más que antes, internet se ha vuelto peligroso y no sólo por el cyber bulling, sino también por los secuestros y fraudes. No sólo se manipula la información para quedar bien, sino también para beneficio personal.

Hasta ahora sólo he hablado de casos personales, pero que hay de la manipulación de masas. ¿Qué pasa cuando se manipula dicha información con fines económicos, políticos, etc.? Digámoslo así, ya no hablamos de Wikipedia, hablamos de Wikileaks, ya no hablamos de Facebook de una estudiante de secundaria o prepa, hablamos de Facebook de Obama o de Peña Nieto o de Dilma Rousseff.

En estos casos la temperatura sube ¿cierto?

Cuando se trata de estos temas, la manipulación no sólo afecta a algunos sino a una sociedad completa; en muchos casos los políticos, empresarios y simpatizantes entre otros, modifican la verdad para cumplir con un objetivo.

El problema es que esto se ha vuelto una costumbre y hoy en día ya no podemos estar seguros de que información es verídica y cuál no lo es.

Claro que hay gente conocedora que indaga más allá, pero el común de la población se cree lo que se le dice, de este modo, vivimos en una sociedad de masas, en donde todos son seguidores.

Por ejemplo: los conflictos de Medio Oriente, en las noticias escuchamos las atrocidades que sufren los ciudadanos de aquellos países y lo crueles que son sus presidentes (y aunque no dudo que algo de eso sea cierto) la realidad es que de por medio hay muchos intereses políticos, económicos y sociales.

¿Conocemos el mundo o creemos que lo conocemos? Esa la pregunta de los 64 mil pesos.

Mediante estas técnicas, los líderes del mundo no sólo logran ajustar la percepción a su favor, sino controlar el pensamiento y en algunos casos controlar a ciertos grupos sociales. Algo así como control mental, sé que suena a película de espías, pero el control mental no es tan ficticio como creemos, hoy en día es muy fácil cambiar la percepción de alguien sobre algún tema y no sólo eso, sino llegar al grado en que la persona defiende completamente a dicha persona, hecho o postura.

El ex-analista de la CIA, Edward Snowden, reveló hace tiempo el método con el cual las agencias de inteligencia manipulaban información a voluntad con distintos propósitos. No debería sorprendernos que alguien más use estos mismos métodos. (Para más información http://www.viamm.com/2014/07/15/snowden-revela-herramientas-para-manipular-informacion-online/)

Nos queda claro que todos manipulamos la información para controlar algo o a alguien.

https://www.youtube.com/watch?v=_AQVnvHvty8

Pero la pregunta que debemos hacernos es ¿qué tanto manipulamos la información? y ¿qué tanto podemos creer en lo que nos dicen?

Referencias

http://media-youth.org/index.php?option=com_content&view=article&id=15&Itemid=15&lang=es

http://www.viamm.com/2014/07/15/snowden-revela-herramientas-para-manipular-informacion-online/

Categorías:Uncategorized

Y tú ¿qué uso le das a Skype?

Por:  SABINA FALCÓN PERALTA

Alumna de la Escuela de Comunicación

Es probable que utilices Skype para hablar por teléfono o hagas una video llamada con alguien que este en otra parte o converses a través de mensajes. Hoy en día existen personas que le han encontrado un uso mucho más provechoso, una utilidad creativa y diferente a parte de hablar con alguien. Gracias a la facilidad de hablar por medio de una video llamada, estas personas cumplen sus sueños y pasiones por medio de Skype u otras plataformas similares como FaceTime o Viber. Dan clases de piano, o enseñan a niños de primaria.

Violinista en la web

Danielle Turano, músico y maestra de violín, establecida en la ciudad de Nueva York. Es una mujer apasionada por la música y con el gusto de enseñar a niños jóvenes este arte.

Debido al huracán Sandy, ocurrido en 2012 que causó un desastre de grandes magnitudes, llevándose casas, comercios, y gran parte de la infraestructura de la zona donde tocó tierra, Danielle se vió afectada dejando de poder dar clases a sus alumnos en la escuela en la que enseñaba, y por lo tanto decidió empezar a utilizar Skype, contactando a sus alumnos que se habían tenido que mudar a otro estado del país. Nueve meses después ha vuelto a dar clases en el colegio que ha sido reconstruído, pero también ha continuado las lecciones que impartía online. Con la facilidad de Skype hacen una video llamada y toman una clase, Danielle puede mostrarle a los niños las posiciones de los dedos, escuchar el sonido y al mismo tiempo ver la posición de las manos y cuerpos de sus alumnos para poder corregirlos y ver su avance.

Fotoblog3

Tiburones en el salón de clase

Jillian Morris, bióloga marina, especialista en la conservación de tiburones, vive en las Bahamas en una isla llamada Bimini. Se dedica a la conservación de tiburones y a explicar tratando de cambiar las ideas negativas que se tienen respecto a ellos. Jillian piensa que si se puede acercar a niños pequeños a los que se les ha enseñado erróneamente, puede hacer un cambio de la idea más adelante. Para este fin, creó “Sharks for Kids” una campaña que visita escuelas y ofrece conferencias a alumnos. Como vive en una isla muy pequeña y alejada, el acceso es limitado y la población es muy poca. Por lo tanto la manera de alcanzar a más gente y enseñar sobre su trabajo de los tiburones es utilizando Skype como una herramienta para poder llegar a escuelas primarias en Inglaterra, Australia, India, Estados Unidos. Cada día se conecta con un salón de clase y les demuestra su conocimiento y experiencia.

Fotoblog5

Retratando a distancia

Leslie Watts, artista y pintora, vive en Ontario, Canadá, y se dedica a pintar retratos utilizando la técnica de pintura al óleo. Se lleva mucho tiempo en realizar sus pinturas por lo que decidió usar Skype permitiéndole tener acceso a sus “modelos” que posan en una video llamada en la comodidad de su casa y las veces que sea necesario. En caso que alguien le hubiese mando una foto en la que no se hubiera podido apreciar los detalles o se cortara parte del cuerpo de la persona retratada, hablando por Skype puede ver lo que falta. Es algo que le facilita y permite pintar retratos de muchas personas sin tener que conocerlas en persona. Además, es una pintora que vive sola en su casa por lo que hablar con alguien mientras los pinta es una forma de compartir su trabajo y hacerlo más agradable.

Fotoblog6

Así como estos tres casos, en otras áreas profesionales, como la de los psicólogos o médicos, se comienza a usar Skype como una forma de dar consulta especialmente si la persona se encuentra de viaje o muy lejos de una zona donde no puede acceder a un servicio. La doctora de psicología, Raquel Nacacht, entiende que es más fácil si existe un conocimiento previo en la persona y puede convertirse en una variante de la consulta médica o psicológica tradicional porque la persona se encuentra en alguna circunstancia que no permita darse de manera personal.

Skype, FaceTime o Viber son herramientas que nos permiten una enseñanza interactiva que puede solucionar y vencer obstáculos de distancia. Yo lo utilizaría para enseñar idiomas, y recetas de cocina. Y tú, ¿para qué los utilizarías?

 

 

Referencias:

The skype team “explore the art of painting” en http://blogs.skype.com/2015/02/03/jacksgap-explore-the-art-of-painting/

Recuperado el 7.02.15

Skype team “following a heart project” en http://blogs.skype.com/2014/09/19/skype-teams-up-with-jacksgap-for-a-three-part-video-series-following-heart/ recuperado el 7.02.15

Videos de youtube:

The violinist http://youtu.be/YvoXHmK4hw4

http://youtu.be/YvoXHmK4hw4

The shark conservationist http://youtu.be/-yw8tPkmSDA

http://youtu.be/-yw8tPkmSDA

The artist http://youtu.be/aA4BBHw8mN4

http://youtu.be/aA4BBHw8mN4

Categorías:Varios Etiquetas: ,

Ciencia y religión conviven en Magdala

A través del análisis de residuos químicos obtenidos en las excavaciones del Proyecto Arqueológico Magdala se ha logrado nueva información sobre las prácticas religiosas judías del siglo I en Israel.

El Proyecto Magdala inició en 2009 cuando la Autoridad de Antigüedades de Israel descubrió en la antigua ciudad de Magdala, en Galilea, Israel, una sinagoga fechada para el siglo primero. Desde 2010 la Universidad Anáhuac México Sur, a través de la arqueóloga y académica Marcela Zapata, dirige las excavaciones en convenio con el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM. Con una visión científica y una metodología interdisciplinar, Cranteenfoques rituales, brindando informacie cumple durante dos años se llevaron a cabo excavaciones extensivas, invirtiéndose posteriormente dos años más en el análisis de materiales y muestras. Uno de los objetivos del proyecto consiste en identificar y conocer los patrones de conducta de los habitantes de Magdala, distribución de actividades, usos y costumbres de rituales domésticos.

Dentro de los descubrimientos hechos hasta ahora destaca un espacio que se compone de 3 baños rituales (miqwa’ot), un piso de mosaico y  dos cuartos conectados entre sí por un pasillo con mampostería de basalto trabajado con gran técnica y detalle. Cerca de 160 muestras de tierra fueron tomadas durante las excavaciones de este contexto y se han analizado en el Laboratorio de Prospección Arqueológica del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a cargo del Dr. Luis Barba Pingarrón. Los resultados de los análisis químicos fueron presentados como tesis de Licenciatura del Mtro. Rodrigo Ortiz, donde expone una serie de mapas interpretativos (Fig. 1), a partir de la distribución espacial de los residuos orgánicos e inorgánicos, con los que desarrolla la teoría de un patrón de circulación dentro del área ritual y el consumo de ciertos alimentos antes y/o después de la purificación.

Gracias a los análisis químicos se obtuvieron resultados de presencia de fosfatos, residuos proteicos, residuos grasos y carbonatos. En la interpretación del área ritual los altos valores de carbohidratos pueden estar relacionados a alimentos ricos en celulosa, almidones y azúcares, tales como cereales (cebada, centeno y avena) y bebidas fermentadas procedentes de frutos como uva, higo, dátil o granada. Los valores de ácidos grasos se relacionan a los desechos del cuerpo en el rito de purificación-limpieza, ya que en la antigüedad parte de la rutina de higiene consistía en untar aceite en el cuerpo antes de la inmersión en un baño. En el caso de ser una inmersión ritual, cómo sucede en Magdala, el patrón de circulación de lo puro y lo impuro debe estar delimitado. De esta forma la interpretación de los análisis químicos aporta información al contexto arqueológico de Magdala y también se suma a la evidencia arqueológica de sitios tan destacados en la religión judía del Siglo primero cómo lo son Jerusalén y Qumram.

El conocimiento de la distribución de espacios, el uso que se le daba en la antigüedad y el orden de circulación dentro del área ritual confirma, arqueológicamente, lo que es conocido en los textos antiguos judíos como la Mishnah y la Tanaj, donde se relata la construcción, mantenimiento y uso de los baños rituales, y brinda nueva información sobre las costumbres religiosas del Siglo Primero en Israel.

Más información sobre el Proyecto Magdala:

Tel. 5628 8800, ext. 117

Marcela Zapata, marcela.zapata@anahuac.mx

Rosaura Sanz, rosaura.sanz@anahuac.mx

CONTRASTES ENTRE LA TEORÍA Y LA PRÁCTICA DE LA PROTECCIÓN CONSULAR MEXICANA

Por la doctora Karla Valenzuela

Introducción

La protección consular mexicana, estudiada como una política pública implementada por el gobierno de este país hacia sus migrantes en el extranjero, es presentada como una serie de acciones que realiza el Estado mexicano a través de sus consulados con el fin de representar a los connacionales ante autoridades judiciales y administrativas del país receptor. Adicionalmente a este servicio, el gobierno de México cuenta con un órgano desconcentrado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME), mismo que ofrece diversos programas con el fin de fortalecer los vínculos entre México y la comunidad mexicana en el extranjero, así como de fomentar la integración de nuestros connacionales en sus países de acogida. Las actividades emprendidas por el IME han sido consideradas por burócratas y académicos como constitutivas del nuevo modelo de protección consular mexicano, consistente en la protección a través de la integración de sus connacionales (Laglagaron, 2010; Delano & Cano, 2006).

Uno de los puntos de convergencia de los textos relativos a la antropología política, es la discrepancia existente entre los objetivos formales de las políticas públicas y lo que realmente se logra con éstas. Indiscutiblemente, existe un espacio de desconexión entre los objetivos planeados con la puesta en marcha de una política pública y los resultados que en realidad se obtienen; dicho de otro modo, se espera que el diseño de una política pública (teoría) influya en la manera en que interactúan los distintos actores sociales a los que va dirigida dicha política (práctica), lo que la mayoría de las veces no se verifica (Gardner & Lewis, 1996; Mosse, 2004).

En consecuencia, la intención de este ensayo es destacar algunas de las discrepancias existentes entre los objetivos oficiales y los resultados reales una vez que se realizan actividades de protección, así como contrastar los puntos de vista de los burócratas con los de los migrantes, es decir, de quienes aplican y de quienes son los beneficiarios de la política.  Estas notas se basan en un análisis cualitativo de la literatura académica referente al neoliberalismo, la protección consular y la antropología de las políticas públicas. Igualmente, integra información obtenida en entrevistas realizadas durante julio de 2013 a funcionarios del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, de la Secretaría de Salud, servidores públicos en funciones consulares en el estado de California, EUA,  migrantes radicadas en Oakland, Ca. y a una ONG de esta misma ciudad.

Del Instituto de los Mexicanos en el Exterior y los cambios en el modelo de protección consular

Anterior al 2003, la protección consular se reducía a asesoría legal (indemnizaciones, cobro de salarios, pensiones); atención a detenidos, víctimas de delitos y condenados a pena de muerte; traslado de restos y repatriación de enfermos; localización de personas y apoyo a indigentes. La creación del IME en 2003 representó un cambio de paradigma sobre la manera en la que se concebía a la protección consular, ya que la premisa principal del Instituto es que es posible proteger a los emigrados fomentando su “integración” a la sociedad de acogida. De acuerdo con el decreto de creación del IME, los objetivos de este órgano son fortalecer los vínculos de las comunidades en el exterior con México y fomentar su integración en las sociedades de acogida (Decreto de Creación del IME, 2011, art. 2).

Además, el IME implementó la idea de la protección preventiva que consiste en identificar las situaciones de riesgo y necesidades planteadas por las mismas comunidades para brindarles apoyo anticipado, y no se reduce a los servicios y programas previamente planteados por el área de protección en los consulados. Si bien formalmente la protección preventiva debe recaer en los cónsules de protección, en la práctica esta labor es desempeñada por los cónsules comunitarios. De acuerdo con Marco, funcionario consular, “…las prácticas de protección preventiva recaen en los cónsules de comunidades, puesto que son a los que más confianza les tiene la gente, además de que los cónsules de protección están saturados”.

Los programas implementados por el IME se enfocan en las áreas de cultura, desarrollo comunitario, educación, finanzas, deportes, vinculación con la comunidad, reforzamiento de las capacidades de los migrantes y salud. Estos campos fueron elegidos como resultado de un diálogo de líderes comunitarios con funcionarios de la SRE. Para lograr su cometido, el IME cuenta con un Consejo Consultivo, (CCIME), órgano integrado por líderes en México, Estados Unidos y Canadá encargado de fungir como consultor y proponer acciones enfocadas al bienestar de la comunidad. Además, del apoyo consular, el IME también interactúa con las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) , clubes y federaciones de oriundos, y algunas Secretarías de Estado, (principalmente la Secretaría de Salud y CONADE).  Estos actores fungen como aliados del IME y de los consulados para brindar cursos, prestar instalaciones, acercarse y organizar a la comunidad.

Las actividades de mayor importancia son los programas de Ventanilla de Salud, Plazas Comunitarias y las jornadas de educación financiera. En el primero, los consulados cuentan con una ventanilla en donde se ofrece información sobre clínicas comunitarias y demás instituciones de salubridad que atienden a los migrantes independientemente de su estatus, ofreciendo también servicios de diagnóstico y detección de enfermedades. Estas ventanillas son gestionadas por agentes fiscales.  Respecto a las Plazas Comunitarias el IME, la sociedad civil, algunos grupos religiosos y los consulados convierten un espacio público en un aula de clases de inglés, español, alfabetización, primaria, secundaria, educación media superior, preparación para el General Education Development (GED) y capacitación laboral. En el ámbito de la educación financiera, se ofrecen jornadas informativas con el alegado fin de que los migrantes puedan tomar mejores decisiones de inversión a largo plazo en sus remesas, envío de dinero, apertura de cuentas y opciones de crédito. Para estas jornadas, los consulados han firmado convenios con bancos americanos, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco de México, Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), entre otras instituciones. Otro logro destacable son los Consulados Móviles, cuyo objetivo principal es el acercamiento con asentamientos de mexicanos que residan lejos de los consulados para mantener el contacto con líderes comunitarios, detectar casos de protección, promover la protección preventiva.

Además de estos proyectos, el IME cuenta con el programa “Red de Talentos” para captar a los mexicanos calificados que han tenido éxito en el extranjero e invitarlos a nuestro país a exponer y hacer uso de sus habilidades y conocimiento. Con esto, el gobierno pretende abandonar el viejo paradigma de fuga de cerebros y cambiarlo por el de “circulación del conocimiento”, para aprovechar el talento de los mexicanos en cuestiones internas del país y sentar un precedente del éxito que han tenido algunos compatriotas en el extranjero (IME, 2008, p.1).

Del carácter “integrador” y de vinculación con la comunidad en el exterior

Como lo mencionamos, los objetivos formales del programa son el fomento de los vínculos entre los mexicanos residentes en el extranjero  y México, así como integrar a los mexicanos al país de recepción. Efectivamente, durante las entrevistas con los funcionarios, todos afirmaron que el nuevo modelo de protección consular tenía estos efectos. Respecto del carácter integrador y de vinculación con México, Carlos nos comenta que “Los eventos culturales son para todos, tanto para los migrantes como para los locales. En estos eventos se han llegado a formar redes entre clubes comunitarios.” Otra servidora, Jimena, piensa que “…los mexicanos, al acudir a nuestros eventos de educación y salud, tienen contacto no sólo con otros mexicanos, sino también con norteamericanos, salvadoreños, chilenos, lo que los hace sentir más integrados en su nuevo país”.

El segundo objetivo, reforzar los lazos con México, también recibió el visto bueno de los funcionarios. Al ser cuestionado respecto al nacionalismo de los mexicanos en el exterior, Carlos argumentó que “Definitivamente, el concepto de Estado-Nación presenta muchas fallas. Este nacionalismo tiene el propósito de exaltar la lealtad nacional bajo un principio de pluralidad, normalizando la identidad híbrida y reconociendo las obligaciones que México tiene con ellos, el reconocimiento de su derecho de pertenencia”. A su vez, Jimena piensa que el trabajo comunitario es “…para que conservemos nuestro nacionalismo, y para que se adapten a Estados Unidos, pero también para que cuando regresen a México, regresen mejor”.

Ambos entrevistados enfatizaron la pertenencia de los migrantes a los dos países simultáneamente y parecen encontrar en el nacionalismo y en la responsabilidad de México con sus migrantes, la justificación de que la protección consular tenga como objetivo preservar el vínculo con México. Sin embargo, un tercer entrevistado, Marco, arroja luz sobre la importancia que tiene para nuestro país el que los migrantes sigan enviando remesas: “En el Plan Nacional de Desarrollo está establecido el objetivo de reforzar vínculos con la diáspora. Existen 2 razones principales: una instrumental, que son las remesas y la otra emocional, ya que quieren que los migrantes no se sientan avergonzados de su cultura de origen, y buscan su integración, no su asimilación.” Adicionalmente, al hablar sobre la Reforma Migratoria, Marco mencionó: “…existe el riesgo de que cuando las personas se integren, dejen de mandar remesas, además, si se aprueba la reunificación familiar tal y como viene (plantada en la Reforma Migratoria), nuestros connacionales tendrán menos motivos para enviar remesas.”

Marco fue el único de los entrevistados que dio el justo valor económico que las remesas tienen para el país, y que en sus argumentos parece apuntar que el carácter “integrador” de la protección consular es en realidad un riesgo para el envío de remesas. Esta deducción nos lleva a pensar que la verdadera función de fomentar el nacionalismo no sólo se deriva de reconocer el derecho de pertenencia de los migrantes (si es que acaso este derecho tiene alguna relevancia para los burócratas), sino que también tiene gran peso el interés económico que sus remesas representan para México.

A pesar de la postura institucional que los servidores presentaron en lo que respecta al fomento de la integración, es importante precisar que dicho término en materia de migración se refiere a una dinámica mucho más compleja que la planteada por los burócratas. En primer lugar, el concepto de integración involucra tanto a los migrantes como a las sociedades de acogida. Recordemos que la integración es materia de política interna del país de recepción y que ésta se puede presentar en distintos modelos como son asimilación, multiculturalismo, segregación, etc. En segundo lugar, la adopción del modelo de integración de ninguna manera puede ser influenciada por los países expulsores, sino que la integración depende del imaginario que el Estado receptor tenga sobre su identidad nacional y del lugar que confieren a los extranjeros dentro de su estructura social. Aunado a lo anterior, existen distintas dimensiones de la integración en las que el Estado emisor no tiene injerencia, por ejemplo, en los requisitos de naturalización, participación política, reconocimiento de grados profesionales y credenciales de los emigrados y su acceso a derechos sociales. Es verdad que la implementación de algunas actividades de integración respeta e incluso fomentan el arraigo de los migrantes con sus países, pero éstas no suelen incluir el contacto con sus comunidades de origen.

Nos inclinamos entonces por afirmar que efectivamente el modelo mexicano de protección consular abarca ahora más actividades que las tradicionalmente implementadas, sin embargo éstas no son propiamente integrativas, ya que no están proporcionando a los mexicanos una inclusión en los esquemas estatales de los países en donde residen. Lo que sí ofrecen, son opciones para que los migrantes puedan ejercer ciertos derechos sociales de manera limitada, así como herramientas que les permitan una parcial adaptación en Estados Unidos. Más aún, el gobierno mexicano, al poner a la disposición de su comunidad servicios sociales distintos a los ofertados por EUA, acepta la exclusión de la que son víctimas las comunidades migrantes, por lo que la protección ofrecida no pretende (ni podría) cambiar este sistema.

Esta concepción de integración que toma en cuenta también las actitudes de la sociedad de acogida,  parece ser mucho mejor entendida por los migrantes que por los funcionarios consulares. Las entrevistas con las migrantes arrojaron que ellas se percatan de la alienación causada por las actitudes de los norteamericanos. Norma, residente irregular, comenta que “…yo sí voy a las ferias de salud, pero sólo cuando lo necesito, y la verdad, no me hacen sentir más parte de los gringos, yo ya tengo mi comunidad y ellos la suya.” Por su parte, Teresa, quien cuenta con la residencia permanente gracias a la reforma de 1986 y que utiliza el servicio de Plazas Comunitarias para aprender inglés, dijo que “…una cosa es que te sepas comunicar y otra es que ya sean tus compadres. Yo trabajo en la misma casa desde hace 10 años y con inglés o sin inglés no somos iguales. Yo llego, hago mi quehacer y me voy a atender a mis hijos…”

Estos testimonios nos demuestran que los usuarios de los servicios de protección no consideran que éstos constituyan una herramienta para su integración, ya que constantemente enfatizan la línea divisoria entre ellas y sus empleadores o la comunidad nativa en general. Si bien utilizan los servicios consulares, lo hacen en menor medida que la esperada y por razones diversas a las que los burócratas piensan.

La mayoría de las migrantes afirmó no haber utilizado los servicios de educación, salud o jornadas informativas ofrecidos por los consulados, aunque todas habían tenido contacto con las representaciones debido a la necesidad de obtener documentos de identificación o actas de nacimiento de ellas mismas o de sus hijos. Algunas entrevistadas manifestaron que no les interesaba tener mayor relación con los consulados debido a la ineficiencia de su personal. En el caso de Norma, ella tuvo que ir varias veces al consulado por un acta de nacimiento gracias a la “desorganización de los empleados”. Al parecer, muchos migrantes únicamente acuden al consulado cuando es estrictamente necesario y no lo consideran un vínculo entre ellos y su país de origen.

Estas afirmaciones concuerdan con lo expresado por los funcionarios consulares; Carlos opina que “Es difícil convencer a la gente de que participen en las Plazas (Comunitarias) y que se acerquen a las Ventanillas (de Salud). Siempre tenemos público, pero nos gustaría tener más”.  Por su parte, Iris, encargada de la gestión de las Ventanillas de Salud opinó que “la única forma de que se acerquen a las Ventanillas, es publicitándolas en las áreas de espera” y que “…muchos no quieren acercarse, desafortunadamente hay una desconfianza en nuestros empleados (consulares)”.

La desconfianza manifestada por la funcionaria fue también tema recurrente en las entrevistas con las migrantes. Al parecer, este recelo contra las autoridades gubernamentales se origina desde la experiencia de los migrantes con instituciones burocráticas desde México, por lo que se forman una idea preconcebida de los servicios que recibirán en los consulados, homologándolos con la atención brindada por los servidores públicos en México. Al referirse sobre el trámite de repatriación de restos de su madre, Dayana expresó: “…aquí y allá es lo mismo, es gobierno”.

Si bien es cierto que el modelo de protección consular ejecutado entre el IME y los consulados tiene resultados positivos para nuestros conciudadanos (mejora en el nivel de inglés, mayor oferta educativa, ampliación de servicios de salud), al examinar críticamente estas acciones nos damos cuenta que no tienen un efecto integrador y de que el fomento del vínculo con México tiene razones más poderosas que el reconocimiento de nuestros connacionales. Más aún, el programa de protección se apega a la lógica del sistema neoliberal, resultando en afectaciones para nuestra comunidad en el exterior.

 

De la política de protección consular y la ideología neoliberal

 

En este apartado nos centraremos en tres aspectos específicos del sistema neoliberal para observar cómo se configuran en la prestación de servicios de protección: la descentralización, el surgimiento de nuevos actores clave en cuestiones de política social y el énfasis en la responsabilidad del individuo respecto de su bienestar personal.

Descentralización: Es un lugar común el afirmar que la migración internacional tiene efectos locales distintos tanto en las comunidades de recepción como en las expulsoras y que estos dependen de diversos factores como la economía y legislación locales, las características de la sociedad de acogida y de los grupos migratorios. Esta importancia que ha ganado lo local, se traduce en una devolución de facultades a las jurisdicciones sub-nacionales, (Sassen, 2010) bajo el argumento de que son éstas quienes mejor conocen las necesidades, retos y oportunidades que presenta la migración en su territorio y por lo tanto, tienen mayor capacidad que los gobiernos federales para hacer frente a las cuestiones de migración.

En lo que respecta al modelo de protección consular, esta descentralización se materializa en la creación de las Oficinas Estatales de Atención a Migrantes (OFAMs), en las que el gobierno federal encuentra gran apoyo para desahogar su carga laboral tanto en México como en el extranjero, pues varias de estas Oficinas cuentan con representaciones en los estados americanos en donde se concentra su población migrante, luego entonces, los migrantes pueden contar tanto con el gobierno nacional  (a través de los consulados) como con las entidades locales (a través de las OFAMs) para ser asistidos.

El argumento subyacente a esta descentralización es que si las entidades locales se ven beneficiadas por los aportes monetarios de los migrantes, una manera de seguir vinculados con la comunidad para asegurar su apoyo en proyectos de desarrollo local, es afianzar su relación a través de la oferta de servicios de protección. En efecto, Smith y Bakker sugieren que algunos ejercicios de protección consular pueden ser interpretados como esfuerzos del gobierno para incrementar las posibilidades laborales de los nacionales a fin de que éstos puedan seguir enviando remesas (Smith & Bakker, 2008).

A pesar del aspecto positivo que genera la extensión en la provisión de servicios de protección, un efecto colateral que trae consigo la ayuda sub-nacional, es que los migrantes mexicanos se encuentran en desigualdad de condiciones, puesto que los provenientes de entidades con representaciones en el extranjero y mayores recursos, tendrán una instancia más a la cual acudir en comparación con aquéllos oriundos de entidades económicamente más desfavorecidas.  Marco nos dice que “…hay una Casa Puebla en Los Ángeles en la que el consulado de allá desahoga mucho de su trabajo de protección con personas de ese estado”; “lo que realmente necesitamos es una representación de Yucatán aquí en San Francisco, gran parte de los mexicanos en la Bahía proviene de Yucatán y a veces sí nos vemos rebasados porque el personal de protección no es suficiente.”

Surgimiento de nuevos actores clave en cuestiones de política social: con la puesta en marcha de los programas del IME, se intensificaron las colaboraciones del gobierno mexicano (local y federal) con las organizaciones de la sociedad civil, sobre todo las localizadas en EUA. Los primeros en aparecer fueron el Mexican American Legal Defense and Educational Fund (MALDEF) y el Consejo Nacional de La Raza, quienes ayudaron al gobierno mexicano a tener mayores conocimientos sobre su comunidad en el exterior (Díaz de Cossío, 2010). Posteriormente, se formaron alianzas con organizaciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil (OSC), universidades, clínicas de salud y grupos religiosos, para que en conjunto con los consulados, ofrecieran servicios de protección preventiva a la comunidad migrante o prestaran sus instalaciones para llevar a cabo los programas de Ventanillas de Salud, Consulados Móviles, Plazas Comunitarias y las jornadas de educación financiera.

Juana Flores, directora de la organización de la sociedad civil de Mujeres Unidas y Activas (MUA) de Oakland, California, nos comparte que “…los consulados anuncian sus actividades de alfabetización,  los requisitos para sacar ID (identificación), los programas de violencia doméstica y también nos donan libros.” Efectivamente, las OSC proporcionan una ventana de acceso para que los consulados puedan llegar a las comunidades. Sin embargo, el cómo y cuándo de establecer el contacto no se deja en manos de la comunidad, sino que es el consulado quien decide a qué eventos pueden asistir los migrantes. Como Juana nos indica “Antes MUA iba al consulado a dar presentaciones, y el consulado nos invitaba (a las directivas de MUA) a eventos culturales con líderes migrantes o políticos cuando venían de México. Normalmente nos daban invitación sólo a nosotras (a las directivas), pero yo siempre intentaba llevar a algunas de nuestras miembras”.

El comentario de Juana, además de ejemplificar la forma en que el consulado toma ventaja de la legitimidad de las ONGs para acercarse a la comunidad, nos muestra que la supuesta integración que fomenta el consulado en realidad es segmentada, pues esta representación no propicia una convivencia de todos los mexicanos, sino que divide entre Mexicanos “exitosos” y aquéllos que sólo son usuarios de los servicios de protección:  para los migrantes reconocidos, tiene el grupo especial de la Red de Talentos, a quienes los cónsules mismos contactan y son invitados a los eventos importantes. Mientras tanto, los migrantes menos favorecidos, se ven relegados a usuarios del servicio de protección.

Sobre las Jornadas de Educación Financiera, los colaboradores de los consulados son diversas instituciones financieras mexicanas, americanas y el BID. Si bien su objetivo institucional es proporcionar información sobre el uso productivo y manejo seguro del dinero, la apertura de cuentas y el acceso a créditos bancarios, los verdaderos beneficiarios de estas jornadas son las instituciones de crédito norteamericanas y las entidades de origen de los migrantes. El mismo nombre del programa -Jornadas de “Educación” Financiera- nos sugiere que es necesario instruir al migrante respecto de la inversión de su dinero, misma que, a juzgar por las entidades gubernamentales, debe ser utilizada para proyectos productivos como desarrollo de sus comunidades, pequeñas empresas y créditos hipotecarios. Otro ejemplo es el doble uso de la matrícula consular: al servir como un documento de identificación oficial reconocido por diversas autoridades, también sirve para abrir cuentas y aplicar para créditos, al mismo tiempo que para mantener un registro y ubicación de las poblaciones mexicanas.

Sin subestimar la importancia de cierta información financiera proporcionada en las Jornadas, este tipo de programas conciben a las remesas como un ingreso para ser utilizado en programas de desarrollo local de las entidades expulsoras de migrantes, o, en el mejor de los casos, proponen inversiones en lo que estos aliados financieros piensan que representa el bienestar del migrante y de sus familias, dejando a un lado el conocimiento de los migrantes mismos respecto de su propia realidad y necesidades de inversión. (Hobart, 1993). Por otro lado, el exhortar a los migrantes a utilizar sistemas de crédito, representa el deseo de incluir a este grupo dentro del sistema financiero global, cuando no necesariamente cuenta con esta necesidad o con el capital económico para solventar préstamos, causando su dependencia o endeudamiento.

Énfasis en la responsabilidad del individuo respecto de su bienestar personal: Como apunta Bauman (2011), el sistema capitalista y neoliberal, es un sistema de daños colaterales, en donde se presupone una “desigualdad ya existente de derechos y oportunidades, en tanto que acepta a priori la distribución desigual de los costos que implica emprender una acción (o bien desistir de ella)”. Esta frase nos indica la desigualdad inherente y necesaria para el funcionamiento del neoliberalismo. Partiendo de la veracidad de esta afirmación, sostenemos que los programas de política pública y asistencia a grupos vulnerables, como lo es la protección consular, no tienen como objetivo la movilidad social de los migrantes, sino, en términos de Ulrich Beck, la administración de su condición de exclusión.

El modelo de protección consular mexicano intenta dar herramientas que permitan al migrante crear agencia y ser un vector de desarrollo tanto en su región de origen como en la de su residencia a través de cursos del idioma inglés, alfabetización, educación media-superior, e información sobre servicios de salud y financieros. Estos esfuerzos no pueden empezar por atacar la exclusión que en todos los aspectos representa el ser migrante. Más allá de la estructura del sistema neoliberal y de la segmentación de los mercados laborales, la condición de vulnerabilidad del migrante no sólo se desprende de sus características personales, sino de otros factores como son el racismo, la xenofobia, y los imaginarios sociales sobre el migrante, mismos que no son abordados por nuestro modelo de protección consular.

A pesar de todas estas limitaciones estructurales, se sigue pensando que a través de capacitación, información, educación y accesos ocasionales y limitados a servicios sociales, el migrante podrá desarrollar la agencia para poner en práctica todas sus habilidades y procurarse a sí mismo una movilidad social, enfatizando la responsabilidad del individuo respecto de su propio bienestar, e ignorando todos los obstáculos impuestos por el sistema. Asimismo, se logra dar la impresión de que el Estado mexicano está cumpliendo con sus deberes respecto de su población en el extranjero, ignorando la incapacidad del Estado para generar las condiciones internas que eviten el desplazamiento internacional y la manera en que la economía internacional se beneficia de las remesas.

Tanto los funcionarios consulares como la directiva de la ONG, se encuentran convencidos de que el reforzar la agencia de los migrantes les permitirá una mejor inclusión. De acuerdo con Jimena, “… buscamos reforzar las capacidades de los migrantes para mejorar sus oportunidades.” Además, se busca extender la cultura mexicana para que a los migrantes no se les vea sólo como fuerza laboral, sino que se les relacione con la riqueza cultural del país.” En palabras de Carlos, “…con esto (los programas de protección consular) queremos asegurarnos de que nuestros migrantes tengan mejores ventajas competitivas”. Por parte del sector de la sociedad civil, Juana afirmó que “MUA fortalece la confianza de la mujer y refuerza el valor que tiene para realizar cambios sociales. (MUA) ofrece diferentes entrenamientos a sus miembras…”

La ingenuidad de estos entrevistados nos sirve para constatar que, bien del lado del gobierno o de la sociedad civil, ellos son parte de una misma comunidad que ofrece conocimiento especializado sobre las cuestiones migratorias, y que comparte un contexto de trabajo similar, el cual requiere reducir la complejidad de la realidad migratoria y formar ciertas racionalidades económicas, políticas y sociales (Heyman, 1995, p.263) que les ayuden a justificar sus acciones e incluso sus puestos laborales.

Conclusiones

El modelo de protección consular mexicano se modificó de manera sensible con la creación del Instituto de los Mexicanos en el Exterior en 2003. Este nuevo órgano dio otro matiz a la protección y estableció principalmente dos objetivos formales: integrar a los mexicanos a su nuevo país de acogida y  fortalecer los vínculos con México. Sin duda, las metas de “integración” y de “vínculos con México” suenan muy atractivas, no obstante, como vimos en el segundo apartado, existe una desconexión entre los objetivos formales de la política de protección y lo que se verifica en la práctica. En palabras de Mosse, “…la política funciona principalmente para movilizar y mantener el apoyo político, es decir, (sirve) para legitimar más que para orientar a la práctica” (2004, p.10). Cabe recordar que los ejes del nuevo modelo de protección consular (cultura, desarrollo comunitario, educación, finanzas, deportes, vinculación con la comunidad, reforzamiento de las capacidades de los migrantes y salud) fueron elegidos a través de encuentros que funcionarios del gobierno federal tuvieron con líderes comunitarios; estos últimos tienden a ser pequeños o medianos empresarios que dejaron atrás la vida en la liminalidad, por lo que debemos preguntarnos si el diseño de la política pública verdaderamente responde a las necesidades y realidades sociales de los migrantes precarios o si la realidad que cuenta es la percibida por las élites del mundo migrante orquestadas por los burócratas de alto nivel (Chambers, 1995).

Siguiendo con Mosse (2004; 2006), gran parte del “éxito” de una política pública, está en reunir a los actores adecuados y lograr un consenso en sus objetivos. En este caso, vemos que la articulación que el IME y los consulados han logrado con clubes y federaciones de oriundos, ONGs, instituciones financieras, sociedad civil e incluso iglesias, ha permitido que el enfoque de protección a través de integración sea sostenido desde 2003, a pesar de que ni los propios migrantes logran vislumbrar la forma en los servicios de protección les proporcionan herramientas de integración.

La ligereza en los términos utilizados- tanto en el lenguaje de los funcionarios consulares como en el decreto de creación del IME- en conceptos torales como “comunidad de mexicanos en el exterior”,  “integración” y “derecho de pertenencia” de los migrantes, muestran un total desapego de la situación actual de los migrantes en un afán por utilizar un vocabulario adecuado para el lenguaje de las políticas públicas. Además, es evidencia de una ruptura entre la realidad y las reglas institucionales que permiten interpretar los distintos resultados del programa como exitosos (Mosse, 2004).

El contraste entre los argumentos expresados por las migrantes y los servidores públicos, demuestra que estos últimos están disciplinados por el propio ejercicio de su profesión y las reglas formales e informales a las que están sujetos (Heyman, 1995). Podemos encontrar rastros del discurso oficial de la cancillería en el discurso personal de los burócratas, como por ejemplo, el “fomento del nacionalismo”  y  el “reforzamiento de las capacidades” de los migrantes. No sólo son los burócratas quienes se mueven dentro de los lineamientos del contexto social y político de sus comunidades profesionales, sino que las organizaciones de la sociedad civil parecen pertenecer por momentos a la misma comunidad que los funcionarios. Un ejemplo de lo anterior, es el hecho de que ciertos activistas se encuentran convencidos sobre la efectividad de incentivar las capacidades de liderazgo y proporcionar información a los migrantes con el objetivo de crear en ellos una mayor capacidad de agencia en el país receptor.

Finalmente, resaltamos que el modelo de protección consular está inmerso en una lógica  neoliberal. Los funcionarios públicos continúan presentando al neoliberalismo como compañero incuestionable de la superación de todos los individuos, olvidando que es un sistema que impone límites estructurales y se alimenta de la exclusión de ciertos grupos, dentro de los cuales se encuentran los migrantes (Bauman, 2005).

 

Bibliografía

Bauman, Z. (2011). Daños colaterales. Desigualdades sociales en la era global. trad. de Lilia Mosconi. México-Argentina, Brasil, Colombia, Chile, España, Estados Unidos de América, Guatemala, Perú, Venezuela:  Fondo de Cultura Económica.

 

Bauman, Z. (2005). Vidas desperdiciadas. La modernidad y sus parias. Buenos Aires: Paidós.

 

Beck, U.  & Beck-Gernshein, E. (2003). La individualización. El individualismo institucionalizado y sus consecuencias sociales y políticas. Barcelona: Paidós.

 

Cano, G. & Delano, A. (2006). The Mexican Government and Organised Mexican Immigrants in             the United States: A historical Analysis of Political Trnasnationalism (1848-2005). Journal             of Ethnic and Migration Studies, 33(5), 695-725.

 

Chambers, R. (1995). Poverty and Livelihoods: Whose Reality Counts?. Environment and             Urbanization, 7(1), 173-204.

 

Díaz de Cossío, R. (2006). Recuerdos del Principio. En Secretaría de Relaciones Exeriores (Ed.)             Mexicanos en el Exterior. Trayectorias y Perspectivas (1999-2010). México, D.F.: Instituto             Matías Romero-SRE.

 

Gardner, K. & Lewis, D. (1996). Anthropology, Development and the Post-Modern Challenge.             Londres: Pluto Press.

 

Hobart, M. (1993). Introduction. The Growth of Ignorance? En M. Hobart (ed.), An             Anthropological Critique of Development: the growth of ignorance?  (pp. 1-30). Londres:             Routledge.

 

Heyman, J. McC. (1995). Putting Power in the Anthropology of Bureaucracy: The Immigration and             Naturalization Service at the Mexico-United States Border. Current Anthropology, 36(2), 261-287.

 

Instituto de los Mexicanos en el Exterior (noviembre de 2008). Relaciones Estado-Diáspora: redes de migrantes altamente calificados. Mexicanos en el exterior,  recuperado de:

http://www.ime.gob.mx/noticias/boletines_tematicos/cired3.pdf

 

Laglagaron, L. (2010).  Protection through Integration. The Mexican Government`sEffornts to Aid             Migrants in the United States. Washington, D.C: Migration Policy Institute.

 

Mosse D. (2006). Anti-social Anthropology? Objectivity, Objection and the Ethnography of Public             Policy and Professional Communities. Journal of the Royal Anthropological Institute, 12(4),             935-956.

 

Mosse, D. (2004). Good Policy Unimplementable? Reflectons on the Ethnography of Aid Policy             and Practice. Development and Change, 35(4), 639-671.

 

Sassen, S. (2010). Territorio, autoridad y derechos. De los ensamblajes medievales a los             ensamblajes globales. Argentina-España: Katz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Formaciones futbolístico – empresariales

Por Ricardo Medina, director de Factor Delta y profesor del Doctorado de Administración.

Con la Copa Mundial de Fútbol casi omnipresente, se ha vuelto claro para todos que el evento ha traspasado las directrices comerciales de los organizadores para convertirse en un claro foro de expresión social.

Más allá de la fuerza física, habilidad técnica y entereza mental de los equipos que requiere el deporte, la Copa desata pasiones encontradas pues no sólo es un gran ejemplo como sucedáneo de pasión violenta para las mayorías (Huxley, 2007), sino también objeto de rivalidad explosiva (Roffé, 2010) y ahora espacio para la denuncia frente a la polarización social, la actividad criminal y la oposición ideológica. La atención concentrada genera noticias y asociaciones que nada tienen que ver con lo futbolístico, rebasan por medios sociales a cualquier línea editorial y se graban en la mente de las audiencias. Como ejemplos de ruptura del idilio están la niñez y los estadios. El evento ha permitido que muchos adultos descubran que la niñez sigue siendo explotada para mendicidad, prostitución, robo al transeúnte y espionaje por redes criminales, así como que es metódicamente asesinada por supuestos sanitizadores urbanos: realidad atroz, y sucediendo tan cerquita de una hermosa cancha de fútbol. Y por su parte las inversiones arquitectónicas provocan también encono, pues hay quien alega con justa razón que una escuela tiene prioridad sobre un estadio.

La implicación para la empresa es cada vez más clara. Como empresarios deseamos marcas impecables, rodeadas exclusivamente de asociaciones positivas. Pero el diálogo público pone de manifiesto que la realidad no puede ser soslayada más, ni siquiera con inversiones multimillonarias en infraestructura, diseño de producto y comunicación. Nos toca ahora decidir si nuestra empresa habrá de recluirse en el espacio controlado de la marca, responder con hechos a la realidad social resultado de su actividad o ubicarse proactivamente como agente transformador del entorno, aunque algunos problemas que vive no hayan sido generados por sí misma.  ¿Haremos cambios, o saldremos a la cancha del mercado con la misma formación?

Ricardo Medina es director de Factor Delta, un despacho dedicado a perfeccionar el crecimiento empresarial, haciendo uso entre otras cosas de herramientas de mercadotecnia científica.  Contáctalo por correo a ricardo@factor-delta.com o en Twitter a @rickmedinac

 

Lecturas adicionales:

Huxley, A. (2007). Un mundo feliz. Edhasa.

Roffé,M & Jozami, J. (2010). Fútbol y violencia. Lugar.

Shaw, W. (2008). Business Ethics. Thomson

 

Categorías:Negocios, Uncategorized, Varios Etiquetas: ,

“Malala, una historia que apenas inicia

Por Patricia Ruiz, Coordinadora de la Escuela de Relaciones Internacionales

 

“LA ASAMBLEA GENERAL de las Naciones Unidas, proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.”

 

Bienaventurados aquellos que tienen educación y que tienen la oportunidad de conocer, entender e incluso, exigir el respeto y reconocimiento de sus derechos. Viviendo en un mundo donde el desarrollo social, el crecimiento de la economía, la desaparición de la guerra y la pobreza; y la unión de los pueblos, son deseables en toda agenda, y a veces parece olvidarse que, a pesar de los avances que el ser humano ha logrado, aún existen muchas naciones en donde estos anhelos son sólo utopías. Lugares en los que miles de mujeres, niños, hombres y ancianos simplemente se aferran a la ilusión de lograr despertar vivos un día más y, si es posible, al lado de sus seres queridos.

 

Es en este escenario donde el 9 de octubre del 2012, apareció en la primera plana de diversos periódicos del mundo, una historia real que parece sacada de un mal sueño. En un pequeño pueblo de Pakistán, una niña de apenas 14 años que vivía rodeada de ríos cristalinos y montañas, vio en una tarde cómo su vida, sus sueños y sus aspiraciones, se convirtieron en una pesadilla, cuando el régimen Talibán prohibió a las mujeres seguir estudiando.

 

Sin embargo, Malala Yousafza no estuvo dispuesta a aceptar la arbitrariedad y el abuso del fundamentalismo Talibán. Viviendo en el pequeño Valle de Swat, inspirada por el ejemplo que su padre le dio desde el día en que llegó a este mundo, se convirtió en una férrea creyente de la importancia que la educación representa para el desarrollo de la sociedad. Se convirtió así, en una activista digital que, teniendo como única “arma” una computadora con acceso a internet, encontró en la red el medio perfecto para gritarle al mundo lo que cada día en ese mismo valle se empezaba a vivir tras la llegada del Talibán. Malala se convirtió así en una voz valiente que se hizo escuchar, superando el miedo y los arteros atentados contra su propia vida. Encontró su causa, y estando dispuesta a dar la vida por ella, nos dejó a todos una lección de dignidad y valor.

 

Sin importar la raza, color de piel, creencias religiosas, sexo, idioma, opinión política, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición; Malala tiene la claridad de la que muchos carecemos, simplemente porque damos por sentados todos los beneficios de la libertad. A diferencia de nosotros, ella cada día se levanta con la necesidad imperiosa de luchar y trabajar desde su propia trinchera para hacer valer sus derechos, que a pesar de que en teoría son inalienables a todo miembro de la familia humana, no nos atrevemos a aceptar que no se reconocen de la misma manera y que no necesariamente se respetan en cada rincón del globo.

Bien dice la propia Declaración Universal de Derechos Humanos arriba citada, que se debe trabajar por “la defensa y promoción de los derechos de las personas y sus libertades fundamentales como condición necesaria para la paz, la comprensión y el desarrollo, distribuido, expuesto, leído y comentado en las escuelas y otros establecimientos de enseñanza, sin distinción fundada en la condición política de los países o de los territorios”. En pocas palabras, es deber, compromiso y obligación de toda persona, país y/o institución, el trabajar en línea con estos objetivos: por ellos y para ellos.

 

A su corta edad, Malala tiene clara una misión, y se ha dado a la tarea de fijarse objetivos para lograrla. Es por ello que su trabajo ha sido galardonado con diversos premios a nivel internacional, que sin duda reconocen la importancia de sus sueños y el valor que han tenido sus palabras y acciones, como un recordatorio para muchos de que la construcción de un mundo donde se respeten los derechos humanos no ha llegado a su fin, ya que la meta que los países miembros de la Asamblea General se propusieron hace ya 65 años para cambiar el status quo y poder llevar paz, libertad y justicia a todos, está aún lejos de haberse alcanzado.

 

Ya pasó un año del incidente que trajo la historia de Malala a la luz pública, ya muchos conocen su historia, pero esa notoriedad no significa que los cambios necesarios para evitar que ese tipo de acontecimientos vuelvan a ocurrir sean una realidad. ¿Trabajo de quién es? ¿En quién o qué recae la responsabilidad? En cada país y en cada Institución, pero también ¡en cada uno de nosotros! Tomando conciencia del peso de nuestras acciones, dejando la indiferencia al lado, y recordando que hay muchas Malalas afuera sin acceso a la educación. Y aunque ella hoy es un ejemplo para todos nosotros, no podemos ignorar que de igual manera existen otro tipo de “Malalas” con diferentes luchas diarias igual de difíciles, pero que tal vez no encuentran la fuerza, no tienen el apoyo, no cuentan con la fortaleza o las herramientas necesarias para darse a escuchar y enfrentar su lucha contra el hambre, o contra la violencia física, el abuso sexual, la discriminación racial o la pobreza. El mundo está lleno de Malalas que no tienen padres, que viven sin sueños, con hambre y sed de justicia, sin un techo, sin que nadie se preocupe por su futuro y sin que se respete su dignidad.

 

Hoy somos testigos y se nos da la oportunidad de escuchar y aprender del testimonio y la historia de la persona más joven en ser nominada al Premio Nobel de la Paz. Y aunque el 2013 está por llegar a su fin, no podremos olvidar las lecciones que la vida y lucha de Malala nos dejan. El 2013 se convierte en un año importante para las Relaciones Internacionales, ya que nos trajo a una pequeña niña, de ahora 16 años, que se atrevió a levantar la voz y luchar por sus derechos y su dignidad. Con ello, logró renovar en muchos de nosotros el compromiso por retomar las bondades de nuestra profesión como internacionalistas: el hacer de este mundo un mejor lugar para vivir, a través de la búsqueda de la paz, la libertad y la justicia para todos.

Categorías:Revista Integra, Uncategorized Etiquetas:

¿Ahorras o inviertes?

Por Raquel Rivas Rodríguez, Académica de la Escuela de Comunicación

Según el Sondeo sobre educación financiera y universitarios 2013, el 17% de los jóvenes encuestados no ahorra nada. La misma Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), afirma que el 40% de los mexicanos tampoco apartan su dinero para inversiones futuras o un posible imprevisto.

 

Pero, ¿por qué es tan importante ahorrar desde jóvenes? Las estadísticas revelan que los mexicanos ahorramos muy poco, de forma irregular y a corto plazo. Si no cambiamos este hábito estamos abocados a reducir nuestra calidad y nivel de vida, ya que no tendremos la capacidad suficiente de construir nuestro propio patrimonio.

 

Ahora bien, si eres de ese 83% de jóvenes que sí ahorra, es momento de que des un paso más. En México hay formas muy comunes -e informales- de ahorro: la alcancía, el guardadito bajo el colchón y las tandas, son algunos ejemplos.  Todas ellas te van a ayudar en un primer momento y de forma muy básica. Por ello, es muy importante que comiences a invertir -de forma correcta- tus ahorros. ¿Qué significa esto? Que puedes utilizar ese monto que te sobra de forma mensual  o quincenal, y canalizarlo en actividades que ayuden a incrementar en un plazo determinado tu patrimonio.

 

Para invertir bien lo primero que tienes que hacer es saber para qué utilizarás ese dinero -un coche, una casa, comenzar un negocio, un viaje por Europa, pagar la Maestría… – y cuál es el plazo que te das para obtener el monto que necesitas. Una vez definidos esos dos puntos, determina cuál es la cantidad que podrás ahorrar de forma mensual o quincenal. No olvides que ahorrar e invertir son actividades que requieren previsión, planificación, responsabilidad y constancia.

 

La Condusef es consciente de la importancia de conocer cómo debemos invertir, y por ello ha redactado una serie de puntos a considerar antes de contratar cualquier instrumento de inversión:

 

  •  La cantidad inicial que tienes para comenzar el plan de ahorro
  • El importe que podrás ahorrar de forma periódica
  • El objetivo que se persigue
  • La frecuencia con que requieres tu dinero o tus intereses
  • El horizonte de inversión
  • Tu disposición a correr riesgos
  • Conocer las diferentes opciones que ofrece el mercado
  • El cobro de comisiones que aplican las instituciones
  • Régimen fiscal aplicable a tu plan de ahorro
  • Rendimiento conocido (últimos 12 meses)
  • Tasa de inflación conocida (últimos 12 meses)

 

Si ya sabes cómo invertir, es hora de hablar a cerca de dónde hacerlo. Existen unos instrumentos llamados fondos de inversión. Estas herramientas financieras son las más accesibles para los pequeños y medianos inversionistas, ya que permiten ganar dinero -de una forma relativamente segura- a través de instrumentos bursátiles.

 

El modus operandi es muy sencillo, y existen fondos accesibles que aceptan ingresos desde los 1,000 pesos. Ahora que ya conoces todos los pasos para rentabilizar tu dinero y que sabes que no necesitas una gran cantidad; no tienes excusas para incrementar tu patrimonio. Y tú, ¿ahorras o inviertes?