¿Ahorras o inviertes?

Por Raquel Rivas Rodríguez, Académica de la Escuela de Comunicación

Según el Sondeo sobre educación financiera y universitarios 2013, el 17% de los jóvenes encuestados no ahorra nada. La misma Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), afirma que el 40% de los mexicanos tampoco apartan su dinero para inversiones futuras o un posible imprevisto.

 

Pero, ¿por qué es tan importante ahorrar desde jóvenes? Las estadísticas revelan que los mexicanos ahorramos muy poco, de forma irregular y a corto plazo. Si no cambiamos este hábito estamos abocados a reducir nuestra calidad y nivel de vida, ya que no tendremos la capacidad suficiente de construir nuestro propio patrimonio.

 

Ahora bien, si eres de ese 83% de jóvenes que sí ahorra, es momento de que des un paso más. En México hay formas muy comunes -e informales- de ahorro: la alcancía, el guardadito bajo el colchón y las tandas, son algunos ejemplos.  Todas ellas te van a ayudar en un primer momento y de forma muy básica. Por ello, es muy importante que comiences a invertir -de forma correcta- tus ahorros. ¿Qué significa esto? Que puedes utilizar ese monto que te sobra de forma mensual  o quincenal, y canalizarlo en actividades que ayuden a incrementar en un plazo determinado tu patrimonio.

 

Para invertir bien lo primero que tienes que hacer es saber para qué utilizarás ese dinero -un coche, una casa, comenzar un negocio, un viaje por Europa, pagar la Maestría… – y cuál es el plazo que te das para obtener el monto que necesitas. Una vez definidos esos dos puntos, determina cuál es la cantidad que podrás ahorrar de forma mensual o quincenal. No olvides que ahorrar e invertir son actividades que requieren previsión, planificación, responsabilidad y constancia.

 

La Condusef es consciente de la importancia de conocer cómo debemos invertir, y por ello ha redactado una serie de puntos a considerar antes de contratar cualquier instrumento de inversión:

 

  •  La cantidad inicial que tienes para comenzar el plan de ahorro
  • El importe que podrás ahorrar de forma periódica
  • El objetivo que se persigue
  • La frecuencia con que requieres tu dinero o tus intereses
  • El horizonte de inversión
  • Tu disposición a correr riesgos
  • Conocer las diferentes opciones que ofrece el mercado
  • El cobro de comisiones que aplican las instituciones
  • Régimen fiscal aplicable a tu plan de ahorro
  • Rendimiento conocido (últimos 12 meses)
  • Tasa de inflación conocida (últimos 12 meses)

 

Si ya sabes cómo invertir, es hora de hablar a cerca de dónde hacerlo. Existen unos instrumentos llamados fondos de inversión. Estas herramientas financieras son las más accesibles para los pequeños y medianos inversionistas, ya que permiten ganar dinero -de una forma relativamente segura- a través de instrumentos bursátiles.

 

El modus operandi es muy sencillo, y existen fondos accesibles que aceptan ingresos desde los 1,000 pesos. Ahora que ya conoces todos los pasos para rentabilizar tu dinero y que sabes que no necesitas una gran cantidad; no tienes excusas para incrementar tu patrimonio. Y tú, ¿ahorras o inviertes?

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: