Inicio > Negocios > Ética de los negocios en un mercado globalizado

Ética de los negocios en un mercado globalizado

Por Jaime Orozco Morales, Aspirante al Doctorado en Administración

La ética en los negocios de la sociedad del conocimiento se enfrenta a la globalización de los  mercados,  donde el  intercambio intenso de mercancías, información y finanzas; acentúa la responsabilidad de las grandes empresas transnacionales sobre  las acciones, impactos ambientales y sociales, en que incurren sus proveedores en la realización de sus  actividades. En la actualidad es evidente que los procesos productivos se realizan en países en desarrollo.
La ética personal clásica, entendida como un conjunto de normas morales que rigen la conducta humana, ha encontrado en el mundo de los negocios  globalizado, que puede ser vista como una ventaja competitiva, cuando manifiestan explícitamente atender su   compromiso de Responsabilidad Social.
La sociedad del conocimiento, en un mercado globalizado, exige a las empresas nacionales o transnacionales, públicas o privadas;   una mayor Responsabilidad Social.  Al respecto precisa (Deming, 1994) “Las organizaciones tienen que hacerse responsables del limite de su poder; del punto en que el ejercicio de sus funciones deja de ser legitimo”.
Para la sociedad del conocimiento, la ética en los negocios  no se limita a  los actos de corrupción tradicional de soborno o cohecho; contempla la transgresión de  leyes, normas, derechos y patentes, que en ciertos niveles directivos lo consideran como un mal necesarios en su devoción al “bien superior”. Lo que definió Blaise Pascal (1623–1662), como “la defensa de una ética especial del poder”.
Para las grandes empresas transnacionales, con corporativos ubicados generalmente en países desarrollados, hay un cuestionamiento continuo sobre el cumplimiento de sus responsabilidades legales,  del alcance de sus políticas y la aplicación de sus  códigos de ética. Enfrentan cotidianamente las presiones de  las organizaciones civiles, de las  Organizaciones No gubernamentales (ONG) y de las organizaciones internacionales; que a través de los Tratados Internacionales, exigen  el cumplimiento de las responsabilidades inherentes a sus actividades.

En los negocios de un mercado globalizado, no hay cabida para un criterio del “fin justifica los medios”, existe en la comunidad internacional un claro rechazo a las practicas desleales y de ilegalidad; en la actualidad esta justificadamente comprobada la sana coexistencia de la aplicación de políticas de globalización de los mercados con la atención  de  políticas sociales; que hacen mas significativa la presencia de conductas éticas responsables.
La ética en los negocios, en un mercado globalizado, requiere consolidar instituciones de arbitraje internacional, que tomen decisiones que  incidan eficazmente  en las controversias entre países y avalen  diligentemente el cumplimento de  legislaciones, acuerdos y tratados;  protegiendo los derechos e intereses, tanto de los empresarios, como de los productores y la  sociedad.
Para los países en desarrollo y en particular para las naciones Latinoamericanas, es  significativo  impulsar el comportamiento  ético en los negocios,  observando la aplicación estricta de sus legislaciones, formando cuadros directivos con alto sentido ético y protegiendo de manera imparcial los derechos de todos los actores.  Más aun, es necesario proponer políticas públicas que impulsen y otorguen reconocimiento al comportamiento ético en el mundo de los negocios de una sociedad del conocimiento.
En Latinoamérica el comportamiento ético en lo negocios, es una condición critica para conservar la estabilidad social de los países de la región. De sobremanera por la dualidad creada, con  las políticas publicas de privatización de las empresas públicas, agudizadas en  las décadas de los años  ochentas y noventas del siglo pasado. Es importante validar la intensa privatización de los sectores públicos, que en su momento se justificaron por la alta ineficiencia en su administración u operación y que en los momentos actuales es evidente la alta rentabilidad que representó para su nuevos propietarios, en la mayoría de los casos  en perjuicio de la sociedad y en muchos otros,  afectando los intereses de los empresarios que a lo largo del siglo XX, crearon las empresas impulsoras del desarrollo estabilizador de los países Latinoamericanos en  el siglo pasado.
La ética en los negocios  de frente al proceso de globalización de mercados en el siglo XXI, no es una alternativa; es un factor fundamental de Competitividad en el crecimiento de las economías en desarrollo, que a través del estimulo a la Inversión Extranjera Directa buscan un  mecanismo de crecimiento económico y generador de   la riqueza;  que les permita cubrir las justas utilidades de los empresarios y al mismo tiempo, incrementar su capacidad para desarrollar  la infraestructura que incida significativamente en la calidad de vida de la sociedad.

Categorías:Negocios Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: