Inicio > Revista Integra > En defensa de la energía nuclear: María del Carmen Gómez Ríos

En defensa de la energía nuclear: María del Carmen Gómez Ríos

Por Jose Pozón, Director de Comunicación Institucional

Doctora en Ingeniería Industrial por la Universidad Anáhuac México Norte, Mari Carmen es catedrática de la Facultad de Negocios de nuestra Universidad, donde desempeña labores de investigación en el área de responsabilidad social empresarial, revisión de tesis doctorales e impartición de las clases Creación de Nuevas Empresas, Economía Empresarial, Proyecto de Negocios, Economía y Rentabilidad, y Evaluación de Proyectos de Inversión, a nivel Maestría (MBA Alta Dirección, Responsabilidad Social; y Logística y Negocios Internacionales) y licenciatura.

En los últimos años Mari Carmen se ha especializado en energía nuclear, gracias a su colaboración con el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) y con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para la elaboración de modelos de viabilidad económica y financiera. En la siguiente entrevista hablamos con ella sobre este tema de gran relevancia y vigencia.

Para quienes no somos grandes conocedores del tema, dinos por favor, ¿qué es la energía nuclear?, ¿en qué consiste exactamente?

El átomo está formado por un pequeño núcleo cargado positivamente, rodeado de electrones. El núcleo, que contiene la mayor parte de la masa del átomo, está compuesto a su vez de neutrones y protones unidos por fuerzas nucleares muy intensas. La fisión nuclear es una reacción nuclear en la cual un núcleo físil, al ser bombardeado con neutrones, se descompone en dos núcleos cada uno de ellos de masa aproximadamente la mitad del núcleo original, con gran desprendimiento de energía y la emisión de dos o tres neutrones, y así sucesivamente. Este efecto multiplicador se conoce con el nombre de “reacción en cadena”. En una pequeña fracción de segundo, el número de núcleos que se han fisionado (dividido), pueden liberar una energía 106 veces mayor que la obtenida al quemar un bloque de carbón o explotar un bloque de dinamita de la misma masa, por lo que sería deseable poder aprovechar esta energía. Sin embargo, la energía se desprende mucho más rápido que en una reacción química, por lo que se trata de controlar dicha reacción en cadena, así que si se logra que solo uno de los neutrones liberados produzca una fisión posterior, el número de fisiones por segundo sería constante y la “reacción en cadena” estaría controlada. Este es el principio de funcionamiento en el que están basados los reactores nucleares que son fuentes controlables de energía nuclear de fisión.

¿Cómo es qué se despierta en ti el interés por la energía nuclear?

En el 2000 me invitaron a participar en un proyecto del Banco Mundial y del Gobierno Federal cuyo objetivo era utilizar la basura como combustible (llamado biogas) para generar energía eléctrica. Fue el primer proyecto de este tipo en México e inició sus operaciones en 2003. Uno de los beneficios fue que dejaron de emitirse gases de efecto invernadero al ambiente. Yo participé en la evaluación económica y  financiera del proyecto, y la parte técnica la desarrolló un ingeniero, que es quien me invita en el 2006 a participar con el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) a elaborar un modelo para evaluar la viabilidad económica y financiera de los reactores de Generación III+. Ese fue mi primer contacto con la energía nuclear y ha sido una experiencia realmente enriquecedora.

Una vez qué nace el interés, ¿cómo te desarrollaste profesionalmente en este ámbito?

Conocer el proceso de generación de energía eléctrica a través de fuentes nucleares me llevó a visitar la central nuclear de Laguna Verde en Veracruz. Me sorprendió hacer el recorrido por la central y ver el nivel de seguridad y el alto nivel técnico de los operadores. Me sentí muy orgullosa de que un grupo de mexicanos operara de manera tan eficiente una central nuclear, ya que Laguna Verde cumple con todos los estándares internacionales de operación. Si bien es cierto que en el ININ se encuentran los especialistas de energía nuclear en México, necesitaban un especialista que les apoyara en la elaboración de modelos de viabilidad económica para determinar la rentabilidad de las centrales nucleares respecto a otro tipo de centrales generadoras de electricidad como son las de carbón y ciclo combinado. Así que cuando me invitaron a participar en este proyecto empecé a diseñar los modelos económicos para un reactor y terminé elaborando modelos económicos y financieros para 5 diferentes tecnologías de reactores. Este trabajo de investigación que realice en el ININ me permitió elaborar mi tesis doctoral. El proyecto nuclear que desarrollé en el ININ fue de 2006 al 2009. Posteriormente me contrató CFE como asesora externa para seguir diseñando modelos económicos y financieros aplicados a centrales nucleares. Ya se tiene mucha información de aspectos técnicos, operativos, económicos y financieros, por lo que espero que muy pronto se coloque la primera piedra para la construcción de una nueva central nuclear en México y que esto sea el inicio de muchas centrales más.

¿En que estatus consideras que se encuentra el mundo respecto al aprovechamiento de la energía nuclear?

Todo el mundo sabe que la electricidad es indispensable para el buen funcionamiento de los sectores económicos y por ende para el crecimiento y desarrollo económico de un país, por lo que debe garantizarse su suministro. Hay dos tipos de tecnologías que pueden utilizarse para generar electricidad, la de carga base, que es la que opera las 24 horas los 365 días del año; y las tecnologías intermitentes como son la solar y eólica, que no operan todo el tiempo. Las principales tecnologías de carga base son las hidroeléctricas, las termoeléctricas de carbón, las centrales de ciclo combinado (que utilizan gas natural) y las centrales nucleares, que utilizan uranio enriquecido.

Los organismos internacionales de energía recomiendan que los países diversifiquen sus fuentes de energía por cuestiones de seguridad. La variación de los precios de los combustibles fósiles que se ha tenido en los últimos años y las emisiones de CO2 al ambiente, han presionado a todos los países a buscar fuentes de energía alternativas como el uranio (centrales nucleares). De ahí que desde el 2000 se hable a nivel internacional del renacimiento de la energía nuclear. Estados Unidos, Francia y Japón, son los principales promotores de este tipo de tecnología.

¿Y México?

En México se considera que la tecnología nuclear debe aumentar su participación en el Sistema Eléctrico Nacional, ya que actualmente representa solo el 2.5%. De ahí que desde el año 2000 se están haciendo una serie de estudios para determinar la viabilidad técnica  y económica de las centrales nucleares equipadas con reactores de Generación III+, así como las ventajas que tendría la energía nuclear respecto a las tecnologías que utilizan combustibles fósiles. Las investigaciones que se han estado realizando recomiendan la construcción de más centrales nucleares, ya que produce la electricidad a un menor costo y no emite gases de efecto invernadero. Solo se requiere que quien debe tomar la decisión se decida a hacerlo.

¿Cuál sería el principal impacto de su aplicación?

Si en México se utilizarán más centrales nucleares para generar electricidad se tendría una energía más limpia y con menor costo de producción, beneficiando la competitividad de la industria nacional y la calidad del medio ambiente.

Sin embargo hay quienes afirman que la energía nuclear tiene más pasado que futuro.

No estoy de acuerdo en esa afirmación. Sabemos que los combustibles fósiles no son renovables y además producen gases de efecto invernadero. La energía nuclear es una energía limpia que genera electricidad las 24 horas del día los 365 días del año. Cada vez son más eficientes las centrales nucleares ya que producen electricidad a menores costos, tienen un menor tiempo de construcción, que en el pasado, y tienen un factor de planta mayor que las otras tecnologías. Lo anterior garantiza el suministro de electricidad, de ahí que actualmente se tienen en construcción nuevas centrales nucleares a nivel mundial.

Este es un tema muy polémico y que cuenta con muchos detractores a nivel mundial, más aún después de la catástrofe de Japón tras el Tsunami de 2011, que aseveran que el desarrollo de este tipo de energía es sumamente riesgoso, ¿cómo contrarrestar ese riesgo y ganar en seguridad?

El accidente de las centrales nucleares que ocurrió en Japón no fue por una operación inadecuada de las centrales nucleares, fue ocasionado por la conjunción de dos desastres naturales de grandes magnitudes, un terremoto y un tsunami. Cabe señalar que en Japón no se reportaron muertes a causa de la radiación, las muertes fueron ocasionadas por el terremoto y el tsunami. La industria nuclear a nivel internacional es la más interesada en que las centrales nucleares sean lo más seguras posibles, por ello hay una serie de protocolos de seguridad que todas las centrales nucleares deben seguir y que se revisan y mejoran frecuentemente. A raíz del accidente en Fukushima se inició una revisión de todos los protocolos para incrementar la seguridad de las centrales ante desastres naturales de gran envergadura.

Otra de las críticas que se suele hacer a la energía nuclear está relacionada con la cuestión ecológica, daño al medio ambiente, ¿qué hay de cierto en esto?

La energía nuclear es una energía limpia ya que no emite gases de efecto invernadero en su proceso de generación de la electricidad, pero produce desechos radiactivos (combustible gastado), que son manejados bajo normas estrictas de seguridad. Los desechos se mantienen en las albercas de las centrales nucleares aproximadamente por 8 años, hasta que se “enfrían” y se reduce el nivel de peligrosidad. Posteriormente se vitrifican y llevan a repositorios subterráneos, lo cual evita que tengan contacto con la superficie terrestre. Hay una gran responsabilidad en el manejo de los desechos radiactivos a nivel internacional por parte de todos los actores (operadores, reguladores, etc.), con el fin de proteger la salud de las personas que trabajan en la central, de los habitantes que viven cerca de la misma y al medio ambiente.

Considerando todas las ventajas que tiene la energía nuclear, ¿por qué crees que haya una opinión pública tan adversa sobre la misma?

Considero que es por desconocimiento, ya que la mayoría de las personas no sabe que la energía nuclear también puede utilizarse con fines pacíficos, como son la generación de electricidad. La mayoría, cuando hablas de energía nuclear en lo primero que piensa es en las bombas nucleares que destruyeron Hirosima y Nagasaki, en Chernobyl y recientemente en Fukushima.

Si la energía nuclear con fines pacíficos produjera daños al ser humano y al ambiente, la mayor parte de los que trabajan en las centrales nucleares, después de algún tiempo de laborar en ellas, morirían, y no es el caso, no se tiene reportes de muertes en la operación de las centrales nucleares, debido a que hay altas medidas de seguridad que protegen a los trabajadores y al medio ambiente.

Háblanos de los reactores de Generación III+, en los que has estado trabajando varios años, ¿qué son y que ventajas traen consigo?

Desde que los fabricantes de reactores nucleares iniciaron su venta comercial en los 70´s, han seguido mejorando los diseños y tecnología con el fin de que sean más eficientes y seguros. En Laguna Verde se tienen reactores nucleares de Generación II, y a nivel internacional se tienen operando de Generación III, y están en construcción los reactores de Generación III+. Entre las ventajas que tienen estos reactores están la reducción en el costo de inversión, mayor seguridad, diseño estandarizado, técnicas de construcción modular, tiempo de puesta en operación de 5 años a partir de la solicitud, alto factor de planta (mayor al 85%), y mayor quemado del combustible, lo que reduce la frecuencia de cambio del reactor y mayor vida económica (hasta 60 años).

Y, ¿qué son las centrales de carga base, de las que hablas en tu tesis doctoral?

Las centrales de carga base son aquellas que operan las 24 horas del día los 365 días del año, es decir todo el tiempo están generando electricidad. Entre ellas se encuentran las hidroeléctricas, las termoeléctricas de carbón, las de ciclo combinado y las centrales nucleares.

Uno de los puntos que mencionas en tu investigación es que estas centrales traerían consigo una mayor seguridad del sistema eléctrico del país, ¿podrías explicarnos esto?

La demanda de electricidad tiene un comportamiento cíclico, hay horas del día en que la demanda es baja y otras horas en que la demanda es máxima (demanda pico). Las centrales de carga base son las que operan todo el tiempo y generan la mayor parte de la electricidad que se demanda. En los horarios de demanda máxima se produce electricidad con otras tecnologías, entre ellas la solar y la eólica. En el caso de que la demanda promedio sea mayor a la generación de las centrales de carga base, las tecnologías intermitentes (solar y eólica) no podrían producir el excedente, por lo que el Sistema Eléctrico Nacional tendría que suspender el suministro (apagones), y algunos o todos los usuarios (industria manufacturera, servicios, hogares, etc.) se verían afectados, ya que no podrían realizar sus actividades al 100%. Si los cortes de electricidad son frecuentes se afectaría la actividad económica del país.

En la actualidad se tiende a pensar que la humanidad debe apostar por el aprovechamiento y desarrollo de las energías renovables, ¿qué opinas al respecto?

Las energías renovables son intermitentes, de ahí que no garantizan la seguridad energética de un país. Hoy en día, todavía son tecnologías cuyo costo de generación es muy alto, superior al de otras tecnologías, incluyendo a la nuclear, además de que no pueden instalarse en cualquier lugar. Por ejemplo, en el caso de las centrales solares, deben instalarse donde la intensidad del sol sea tal que permita aprovechar esa energía y producir electricidad; en México sería en el noroeste (Sonora y Baja California Norte). En el caso de las centrales eólicas, se requiere que el viento tenga una velocidad tal que permita su aprovechamiento, en México sería en el área de la ventosa en Oaxaca.

¿Es compatible ese desarrollo de energías renovables con el desarrollo de la energía nuclear?

Ciertamente, las centrales nucleares serían de carga base y las energías renovables serían complementarias, podrían abastecer parte de la demanda.

En términos de investigación o de desarrollo de proyectos, ¿qué planes o aspiraciones tienes a corto, medio y largo plazo?

Me gustaría seguir participando en proyectos de investigación de envergadura nacional, pues la experiencia que se obtiene es muy enriquecedora. Aquí en la Anáhuac me gustaría realizar investigaciones de energías limpias y coadyuvar al desarrollo de proyectos de energía sustentable.

* Si quieres leer la entrevista completa, visita la versión online de nuestra revista Integra http://issuu.com/revista-integra/docs/integra-17

  1. rita
    mayo 11, 2013 a las 5:55 pm

    “Cada vez son más eficientes las centrales nucleares ya que producen electricidad a menores costos, tienen un menor tiempo de construcción, que en el pasado”

    vete a contarle esto a los que pagan olkiluoto3 ,Flamanville, o a los que estan haciendo los presupuestos para nuevas centrales en reino unido. Veras que risas

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: