Inicio > Revista Integra > Egresado en el mundo: Oslo, Noruega

Egresado en el mundo: Oslo, Noruega

Por Carolina Soto

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A sus 30 años la Universidad cuenta ya con miles de egresados, algunos de los cuales han dejado el país, haciendo vida y carrera en el extranjero. En este espacio te queremos presentar algunas de estas historias de Egresados Anáhuac en el Mundo. En esta ocasión Lyndsay Garnica (Derecho, 2009) nos cuenta su experiencia en  Noruega.

Lyndsay cuéntanos ¿por qué te fuiste de México?

Obtuve una beca para estudiar la Maestría en el Nordisk Instittut for Sjørett, que es el Instituto Escandinavo de Derecho Marítimo de la Universidad de Oslo. Esto fue un gran logro para mí dado que sólo hay 20 lugares cada dos años, esto  incluyendo los lugares para los estudiantes noruegos y más de 700 personas concursan por estos lugares. Cuando me gradué en diciembre de 2011, ya tenía una oferta de trabajo, así que me quedé.

¿A qué te dedicas?

Soy abogada de administración de catástrofes, es decir siniestros marítimos complejos,  energético costa afuera (cuestiones relacionadas con petroquímica), siniestros aéreos, explosiones etc. (Control de reclamo de seguro y reaseguro).

¿Cómo es un día en tu vida en esta ciudad?

Relajado, debido a la cercanía de todo y que los horarios laborales son muy flexibles no es extraño que todas las tardes veas a tus amigos para ir a esquiar, tomar café, cenar, o simplemente dar un paseo por la ciudad o ir a caminar a la montaña.

¿Cuáles son las principales diferencias en el estilo de vida entre México y Noruega?

En México prácticamente vivo en el carro, en Noruega prácticamente nunca necesito usar el carro ya que el sistema público es bueno. Aprender a caminar con el piso resbaloso durante invierno es otro reto (doloroso y divertido). Los departamentos son más pequeños, y no hay una marca tan fuerte entre clases. Por ejemplo, no es extraño encontrar al Príncipe Håkon usando el transporte público y sus hijos asisten a una escuela pública.  

¿Hubo alguna costumbre que te sorprendiera?

Los noruegos aman ir a la Hytta (cabañas en medio de la nada), prácticamente lo hacen cada fin de semana. Mi gran sorpresa es que estas pueden ser de verdadero gran lujo, tener 2 yates enfrente y aún así en lugar de baños tienen letrinas que se encuentran, ¡fuera de la cabaña! Debo decir que a -15°  o en pleno verano es algo a lo que creo que nunca podré acostumbrarme.

¿Qué es lo que más te gusta de tu nueva ciudad?

El aroma del bosque, el aire fresco y las flores durante la primavera, nadar y  pasear en barco de vela  en el fiordo durante el verano, las hojas color ámbar durante el otoño, la nieve del invierno  vistiendo de blanco diamante el bosque que rodea Oslo y todas las actividades que conlleva.

                  ¿Cómo ha sido tu proceso de adaptación?

Bastante bueno, tengo amigos noruegos desde hace muchos años, así que ellos me ayudaron a adaptarme, también hablo noruego, lo cual hace que me acepten sin problema alguno. Sin embargo, si no se habla el idioma, pesé a que ellos hablan muy buen inglés, tienen cierta reticencia si eres residente en sus ciudades y sólo te comunicas en ingles.

 

En Corto

 

Una frase que cualquier persona que visite tu ciudad debe saber, ¿qué significa?

Det finnes ikke dårlig vær – bare dårlige klær!”; “No existe el  mal clima, sólo  ropa inapropiada”.

Peculiaridades del día a día. La relevancia que tiene el alcohol en la vida diaria, incluso la Facultad de Derecho tiene un bar dentro de las instalaciones, el  Frokostkjelleren Studentpub, es normal que te reciban con un brindis en todos los lugares sin importar la hora del día (firmas de abogados, navieras, etc). Otra peculiaridad es el quitarse los zapatos antes de entrar a cualquier casa, esto es algo importante, ya que el no hacerlo es visto como una falta de respeto al anfitrión.

Una comida. Brunost o literalmente “Queso Café” que es un queso de leche de cabra cuyo sabor es muy similar al de la cajeta mexicana, se acostumbra comer con pan y mermelada, ¡una de mis cosas favoritas de Noruega! La comida, curiosamente, es más parecida a la mexicana de lo que podría esperarse, tienen un platillo llamado Ribe que sabe a carnitas, Fårikol que es parecido a la barbacoa, y el Sylte que es muy parecido al queso de puerco.

Algo mexicano que sea famoso allá. El taco, que aunque es más como un burrito, es una tradición de las familias noruegas el cenar taco los viernes. 

* Si quieres leer la entrevista completa, visita la versión online de nuestra revista Integra http://issuu.com/revista-integra/docs/integra-17

Categorías:Revista Integra Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: