Inicio > Negocios > Ser Emprendedor Social, una oportunidad de ser grande

Ser Emprendedor Social, una oportunidad de ser grande

Por Catalina Estrada Martí, Promotora Social México

¿El emprendedor social, nace o se hace? es una pregunta que muchas veces nos hacemos. Después de conocer a muchos valientes emprendedores sociales puedo decir que nacen y se hacen. Todos somos sociales por naturaleza pero cuando hablamos de negocios, tendemos a pensar de forma tradicional, ponemos el dinero por encima del bien que podemos hacer a las personas. Desde luego también hay personas que desarrollan mucho más que otras el sentido y compromiso social, que se interesan más por el bien común y se preocupan y ocupan de hacer algo por servir a los demás, y que tienen por tanto más consciencia social.

Si hablamos de virtudes, la definición de la caridad es: “La caridad es una de las tres virtudes teologales del cristianismo donde el cristiano  ama a Dios por Él mismo y a su prójimo por amor de Dios. La caridad implica que el fin de todas las acciones es el amor, y el practicarla hace mejor al ser humano. Por lo tanto la caridad siempre debe de existir, su práctica nos hace ser  mejores personas, siempre sensibles a las necesidades del prójimo (del más próximo). La Filantropía vive de la caridad, su definición es: “Filantropía significa el amor al género humano y todo lo que a la humanidad respecta, particularmente, en su forma positiva y constructiva, expresado en la ayuda a los demás”. En nuestro país existen muchas organizaciones de asistencia privada que obtienen grandes resultados a través de sus distintos objetivos, algunas de estas organizaciones han logrado ser sustentables y profesionalizarse. Otras han ido más allá, han iniciado con creatividad un negocio social de forma paralela que se convierte en el brazo que da sustento a la fundación ante el frecuente problema al que se enfrentan en el tema de recaudación de fondos. Con toda seguridad el negocio social les ayudará a cumplir su misión con mayor rapidez e impacto.

Los negocios sociales son otra forma de hacer el bien dentro de la actividad que el ser humano practica para su subsistencia y el desarrollo profesional en la economía global. Un negocio social es una forma de hacer negocio con una visión mucho más humana, se trata de crear un modelo de negocio concebido desde su origen con el objetivo de impactar socialmente en la BDP (Base de la Pirámide) y de hacer un impacto social significativo en la calidad de vida de las personas siempre contemplando la sustentabilidad, la escalabilidad junto con la rentabilidad económica que todo negocio tiene.

Ésta nueva visión en los negocios es la que tienen los emprendedores sociales que saben que harán mucho bien y además harán un gran negocio que asegure su futuro. El ser humano tiene la capacidad de crear y de innovar y los emprendedores hacen posible su sueño con determinación y perseverancia, se enfrentan a grandes desafíos pero muchos de ellos logran llegar a su objetivo a través de la capacitación, el conocimiento del mercado y asesorías que le confirman que su modelo de negocio es posible.

Muchos jóvenes universitarios piensan en llevar a cabo un negocio con una concepción más tradicional…. “seré rico cuanto tenga mi negocio”. Esta concepción está cambiando; encontramos cada día más personas que se interesan por el desarrollo de los que menos tienen y que se descubren en el camino como un emprendedor social. Algunas universidades – al ver los beneficios de los negocios con alto impacto social – han tomado cartas en el asunto y están impulsando el tema en sus centros de emprendedores e incubadoras ante esta gran oportunidad de desarrollo social y desarrollo económico, como lo ha hecho la Universidad Anáhuac México Sur con distintas acciones y participación activa en el sector de la Inversión de Impacto Social en México. Sabemos que en nuestro país y en nuestros jóvenes hay mucho talento y también mucho por hacer.

Ser un emprendedor social no solamente implica ser valiente, implica ser un actor fundamental en el desarrollo económico de México; un  agente de cambio positivo en nuestra sociedad y en nuestra economía. Al ser este un tema tan nuevo, no solo propone la oportunidad del reto profesional, sino también nos da la oportunidad de ser una mejor persona, de ser grande y hacerlo en grande.

Categorías:Negocios
  1. María Luján Figueroa
    septiembre 6, 2012 a las 11:04 pm

    Excelente articulo. Muy claro para todo tipo de lectores. Dios quiera que los imiten.

  2. Brigitte
    septiembre 24, 2012 a las 10:53 am

    los emprendedores necesitamos ser realistas (aunque seamos algo soñadores) asi queremos llegar a nuestras metas,lo mejor es poner en marcha un proyecto integral antes de emprendeder debemos tener claro exactamente QUE estamos intentando conseguir,luego todo lo demas fluye . En http://emprendedoresmadrid.org hablan de 8 super poderes que debemos afinar todos los que queremos ser empresarios!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: