Inicio > Revista Integra > ¡Viva La Pepa!

¡Viva La Pepa!

Por la Dra. María Luisa Aspe, Presidenta del Instituto Mexicano de Doctrina social Cristiana (IMDOSOC) y el Mtro. Martín Hernández, Director de la Facultad de Derecho, Facultad de Filosofía y Escuela de Relaciones internacionales de la Universidad Anáhuac México Sur; para la revista Integra.

Los españoles conmemoraron el pasado 19 de marzo el Bicentenario de su primera Constitución. Como parte de los actos celebratorios, por citar sólo un ejemplo, se emitieron una serie de programas especiales y documentales en televisión (entre ellos, Las crónicas de La Pepa y La conquista de la libertad: más allá de 1812), con el fin de acercar a los ciudadanos a lo que significó para todos su promulgación. Para nuestro país, desde un aspecto territorial, también podemos decir que fue su primera Constitución.

La Constitución española de 1812, conocida popularmente como La Pepa, fue promulgada por las  Cortes Generales de España  el 19 de marzo de 1812 en Cádiz. Su importancia histórica radica, además de en haber sido la primera Constitución promulgada en España, en tratarse de una de las más liberales de su tiempo. Este ordenamiento recibió una gran influencia de todo el pensamiento del siglo XVIII y para muchos constitucionalistas marca el parte aguas entre el Antiguo y el Nuevo Régimen.

La Constitución estuvo vigente dos años, desde su promulgación hasta el 19 de marzo de 1814, con la vuelta a España de Fernando VII. Pero la abolición de la Carta Magna no sólo suspendió su vigencia, sino que quedó terminantemente prohibida la sola mención de su nombre, por lo que los liberales no podían utilizar su tradicional grito de ¡Viva la Constitución!, considerado subversivo. Lejos de someterse a esa medida arbitraria, sus partidarios encontraron la forma de referirse a ella, sin necesidad de mencionarla: como había sido promulgada el día 19 de marzo, festividad de San José, la bautizaron como La Pepa, y así fue como surgió el grito de ¡Viva la Pepa! Posteriormente recobró vigencia durante el Trienio Liberal (1820 – 1823), así como durante un breve período en 1836 – 1837, bajo el gobierno progresista que preparaba la futura Constitución de 1837. Sin embargo, apenas si entró en vigor de facto, puesto que en su origen, buena parte de España se encontraba en manos del gobierno de José I, impuesto por Francia, en mano de juntas interinas preocupadas en organizar su oposición al monarca espurio, mientras que los virreinatos hispanoamericanos se hallaban en un estado de confusión y vacío de poder provocado por la invasión napoleónica.

La Carta Magna estableció por primera vez la soberanía popular (el poder fundado en el pueblo) y la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial). Hoy en día encontramos en muchos ordenamientos constitucionales -incluido el nuestro- el concepto de Comisión Permanente, que fue otra de las novedades de la Constitución de Cádiz

Es la más extensa de todas las constituciones históricas españolas, ya que consta de 384 artículos distribuidos en 10 títulos que a su vez se dividen en capítulos.

Destaca la pretensión de introducir, como se dijo, frente al Antiguo Régimen, una nueva y completa organización del Estado basada en principios liberales.

En la primera reunión de las Cortes sólo participaron 95 diputados por las dificultades para desplazarse por un país ocupado o para llegar desde América. El número fue aumentando conforme pasaban los meses. La Constitución aprobada en marzo contó con 184 firmas, mientras que el acta de disolución de las Cortes en septiembre de 1813, con 223. Nunca se llegó al número contemplado de 240 diputados.

No nos resta más que congratularnos por el Bicentenario de este ordenamiento, que si bien adolecía de algunos defectos, ello no ha sido obstáculo para reconocerle su importancia e impacto en la historia del constitucionalismo iberoamericano.

*Si quieres leer el artículo completo, no te lo pierdas en la Revista Integra distribuida en el campus o en su versión digital:

http://issuu.com/revista-integra/docs/integra-15

Categorías:Revista Integra
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: