Inicio > Varios > Primer debate presidencial

Primer debate presidencial

Por Germán Rivas Cándano, egresado de la Facultad de Derecho.

Aquellos que preferimos dedicar dos horas de nuestro valioso domingo para ver el debate presidencial, en lugar de realizar cualquier otra actividad, fuimos testigos, por un lado, del bajo nivel en el que se encuentran la mayoría de los candidatos y, por otro, de la falta de idea que tiene el Instituto Federal Electoral sobre la producción y planeación de este ejercicio.

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, tal vez hubiera sido pertinente hacérselo saber a los organizadores del debate antes de su transmisión. Ello, porque el primer mensaje “implícito” que se envió al receptor, careció de seriedad y sobriedad, características que siempre deben ser cuidadas en actos como en el que nos ocupa.

Lo anterior, en razón de la aparición en escena de una edecán vestida de forma sugerente, cuya única tarea consistía en acercar la urna a los debatientes, a efecto de que tomaran su turno para llevar a cabo sus intervenciones.

Sin embargo, en la política nada es coincidencia, tal vez ésa no era la única tarea de la edecán, quizás también tenía como propósito atraer la atención a efecto de evitar que las miradas se concentraran en algún candidato en específico, o bien, llamar la atención de los caballeros para generar mayor rating que el partido de futbol transmitido por TV Azteca, cuyo presidente de forma arrogante se negó a difundir el debate.

Para algunos la rigidez del formato, atribuible al consenso de los representantes de los candidatos, así como la pifia del atuendo de la edecán, sólo constituyen cuestiones de forma; sin embargo, algunos otros pensamos que la forma es fondo al final de cuentas.

Ahora bien, no hay mucho que mencionar respecto al debate en sí mismo, ocurrió lo que los expertos anticiparon, el blanco de todos los ataques fue Enrique Peña Nieto, algo normal si se encuentra en primer lugar en las encuestas, quien dedicó la gran parte de su tiempo en defender su frente y el de su partido.

Por su parte, Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador insistieron en demostrar que el candidato del Partido Revolucionario Institucional no ha cumplido a cabalidad todos sus compromisos, por lo que casi no tuvieron tiempo para realizar propuestas concretas, en específico el candidato del “movimiento progresista”.

El único que destacó fue Gabriel Quadri, en parte porque nadie se tomó la molestia de confrontarlo, por tanto tuvo el tiempo suficiente para proponer y contestar puntualmente cada pregunta que se le formulaba, sin duda lo más acertado fue que se deslindara del estereotipo del político, para lo cual manifestó que era un ciudadano y que no se dedicaría a desprestigiar y descalificar a los demás contendientes.

En conclusión, se podría decir que fue un buen intento, con una gran participación de la sociedad, la cual es la más beneficiada con este tipo de ejercicios; sin embargo, nos pone de manifiesto que falta mucho por mejorar a efecto de que todos estemos en posibilidad de emitir un voto informado, auténtico y libre, lo que sólo se logrará con la realización de más ejercicios como éste.

 

candano_@hotmail.com

 

Categorías:Varios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: