Inicio > Derechos Humanos > Los viejos y los candidatos

Los viejos y los candidatos

Por Valeria López, coordinadora del Centro Anáhuac Sur en Derechos Humanos para el diario La Razón.

Comparto la opinión de Isabel Turrent, quien ha dicho que las propuestas de los candidatos están por debajo de las necesidades del país. Pareciera que el marketing se impone al diseño real de políticas que definan el destino de los mexicanos.

Todos los candidatos han dicho que “harán las reformas estructurales que la nación necesita”; todos “crearán más empleos y abatirán la pobreza”; frases vacías que parecen redactadas por el equipo de Miss Universo que por un equipo de políticos profesionales; ¡buenos deseos sancochados en jerga política!

Y es que los mexicanos no podemos darnos el lujo de perder un día de nuestras vidas en politiquería estética cuando lo que necesitamos son caminos viables para hacer la vida.

Por ejemplo, los presidenciables han “hablado” sobre la pobreza, sobre reformas estructurales, pero un tema fundamental que no ha sido resuelto es el de la vejez.

En nuestros días —los de la gran recesión— es tan riesgoso ser joven como ser viejo, pues, nos guste o no, los vaivenes macro económicos marcan la vida de los ciudadanos de a pie, como usted y como yo.

Las cifras para México son espeluznantes: la esperanza de vida aumenta mientras que la calidad de vida desciende. Los viejos mexicanos son un problema más que algunos han querido resolver a billetazos —pocos, por cierto— cuando es un asunto de fondo.

Todos seremos, algún día, adultos mayores. Y ¿cuál será nuestro destino? ¿Tendremos cobertura de salud? ¿Podremos valernos por nosotros mismos con un plan de pensiones? O estamos condenando a la siguiente generación a cargar con el peso de alguien que ha dejado de ser productivo.

Desafortunadamente el calderonismo no supo dar respuesta a los adultos mayores mexicanos. Y los candidatos, tampoco.

Y si la política pública mundial para la vejez sigue como hasta ahora, más nos convendría a los mexicanos incorporar Hoteles Happy Ending: aquellos en los que las personas mayores ponen cómodamente fin a sus días en un Resort que los acompaña en el momento final.

Lo que es inadmisible es la doble moral: satanizar la eutanasia cuando los gobiernos de derecha no han hecho nada para honrar a los mexicanos mayores. Pues eso es lo que los viejos son: el tesoro de sabiduría de la nación, testigos del pasado y proyectistas del futuro.

El mundo avanza rápidamente y los mexicanos seguimos quedándonos atrás; confío en que los candidatos encuentren el modo de “vender” su candidatura aunado de políticas específicas y viables que encaucen la vida de los ciudadanos. México lo merece.

politicaltriage.razon@gmail.com

Categorías:Derechos Humanos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: