Inicio > Negocios > Proyección y realidad de la economía

Proyección y realidad de la economía

Por el Prof. Salustio García Juárez, de la Facultad de Economía y Negocios

Realizar estimaciones sobre la evolución de la economía resulta sumamente arriesgado dada la cantidad de variables que es necesario considerar. En este contexto ¿Qué tanto las cifras reales del PIB y de la inflación en 2012 se ajustarán a lo establecido en los Criterios generales de política económica?

Cada año el gobierno mexicano por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público presenta su paquete económico para el año siguiente, documento que integra los proyectos de Ley de ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación así como los Criterios generales de política económica. En este último se presenta el entorno externo y la evolución de la economía nacional en el año presente, los lineamientos de política económica y perspectivas para el siguiente, además de la evolución económica y de las finanzas públicas en el mediano plazo, para terminar con un marco macroeconómico y una estimación de las finanzas públicas para el actual y el subsecuente (actual 2011-2012).

Es precisamente en el marco macroeconómico en donde se presenta el pronóstico de algunas de las variables económicas más importantes, entre las que destacan el crecimiento del PIB (nominal y real), la meta de inflación, el tipo de cambio nominal promedio, las tasas de interés (medidas por Cetes a 28 días) y el saldo en cuenta corriente.

La estimación de cualquiera de las variables registradas se basa en un trabajo técnico arduo, meticuloso, concienzudo y teóricamente muy fundamentado. Sin embargo es necesario recordar que la economía como ciencia social es por definición inexacta, sobre todo en un entorno tan volátil como el que hemos atravesado desde mediados de 2008. No existe certidumbre y en ese escenario los agentes económicos sobrerreaccionan ante los cambios por lo que las estimaciones son válidas para el momento y será necesario estarlas rehaciendo permanentemente de acuerdo a la evolución de la actividad económica.

Ante este panorama los pronósticos en los rubros de crecimiento del PIB y de inflación para 2011 reflejan un comportamiento positivo para el primer indicador ya que se tenía una proyección de 3.8 por ciento y las últimas estimaciones lo ubican entre 4.1-4.2 por ciento. Pese al entorno negativo el crecimiento económico resultó mayor.

La meta de la inflación era de 3.00 por ciento y resultó ser de 3.94, con la salvedad que se le concedía un margen de 1.0 por ciento hacia arriba y hacia abajo, por lo que se puede afirmar que la meta se cumplió de acuerdo a esos parámetros. En la realidad la tan anhelada meta establecida desde años atrás no se ha logrado.

¿Qué es posible esperar para 2012 con pronósticos de un PIB de 3.5 y una inflación nuevamente del 3 por ciento en un contexto altamente volátil, sobre todo a nivel internacional, y con un mercado interno sumamente deprimido? Es evidente que mucho dependerá del sector externo, pero no nos confiemos y hagamos nuestra tarea en el ámbito interno, si bien la inflación oficialmente ya está controlada.

Categorías:Negocios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: