Inicio > Negocios > El bloque Euro diez años después

El bloque Euro diez años después

Por Salustio García Juárez, Prof. de la Facultad de Economía y Negocios

Con perspectivas sumamente positivas el 1º de enero de 2002 se pone en circulación el Euro como moneda común, en 12 de los 15 países de la Unión Europea, con lo que se daba un paso decisivo para alcanzar la integración plena de ese bloque económico. ¿Cuál es la situación diez años después?

La idea de integrar económicamente a los países europeos surge a mediados de la década de los cincuentas, por lo que se llevan a cabo una serie de reuniones para alcanzar ese objetivo, sin embargo ante la falta de acuerdos, los países se dividen y básicamente se crean dos grupos. En uno de ellos se encontraban Alemania, Francia, Italia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo, mismos que firman el Tratado de Roma y crean a partir del 1º de enero de 1958 la Comunidad económica europea (CEE), antecedente más remoto de la actual Unión Europea. El otro conjunto firma el Convenio de Estocolmo que da vida, a partir del 15 de abril de 1960, a la Asociación europea de libre comercio.

La evolución avanza y diversos países del segundo grupo y otros que no estaban en ninguno de ellos se van incorporando a la CEE para, con el Tratado de Maastricht, dar un avance cualitativo al sentar las bases para la unión monetaria y económica de la Unión Europea. Éste dispone la puesta en vigor del Euro a partir de enero de 1999, estableciendo cinco Condiciones de convergencia para los países que optaran por esa moneda única, entre las que destacan dos de carácter fiscal: déficit y deuda pública, hasta del 3 por ciento y hasta del 60 por ciento del Producto interno bruto, respectivamente. Finalmente la puesta en circulación del Euro se logra en la fecha ya conocida –estipulada en el Tratado de Ámsterdam- en 12 países ya que Dinamarca, Inglaterra y Suecia dejan en circulación sus propias monedas.

Con estos antecedentes y a la luz de los hechos de los últimos años en varios de los países que conforman la Unión Europea y que tienen el Euro como moneda comunitaria, los problemas presentados se localizan precisamente en el incumplimiento de esos dos criterios, sobresaliendo Grecia, si bien no son menores en Portugal, España, Italia e incluso Francia.

Un inconveniente más radica en la pretensión de homologar economías heterogéneas, situación de la que –aparentemente- hasta ahora se está tomando conciencia. Las asimetrías de los países han complicado el proceso de integración, tanto que ya existen opiniones que señalan la necesidad de hacer dos bloques dentro de la Unión para que dicho proceso se lleve a cabo a velocidades diferentes en cada uno de ellos y alcanzar de esta manera la anhelada meta.

A diez años de la circulación del Euro la zona enfrenta su peor escollo. Lo positivo es la consigna de perseverar en la preservación de la misma, por lo que se están haciendo todos los esfuerzos y aprendiendo de los errores para que este paradigma de la integración económica supere la adversidad. Lo negativo, los programas de ajuste económico cuyo costo es soportado por la sociedad. ¿Por cuánto tiempo más?

Categorías:Negocios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: