Inicio > Negocios > Gasto público e ingresos fiscales

Gasto público e ingresos fiscales

Por el Prof. Salustio García

Por tradición histórica se afirma categóricamente que el gasto del sector público mexicano crece en forma desmesurada año con año y, desde la perspectiva de la sociedad, sin razón de ser, con el grave inconveniente que ese ritmo de crecimiento no es compartido por los ingresos fiscales.

El que en México los ingresos no sean los suficientes para cubrir el progresivo gasto público no es la excepción, es la constante mundial. Basta ver la situación por la que están pasando actualmente varios de los países europeos, economías del primer mundo, con graves problemas fiscales derivados precisamente de la disparidad entre ingresos y gastos.
 
El aumento en el gasto público se da debido a la ampliación de la población, lo que genera necesidades adicionales en los ámbitos de la educación, salud, vivienda y salud, por señalar quizá las más importantes. Necesidades que tienen que ser cubiertas por el gobierno en turno, para lo cual requiere montos mayores de ingresos para financiarlas de manera sana, ya que otra manera de hacerlo es a través de la contratación de financiamientos, lo que origina la creación de deuda pública, misma que de no manejarla de forma responsable creará fuertes presiones en el gasto público, para cubrir el llamado servicio de la deuda. Grecia, Italia, Portugal y España son un claro ejemplo de países que están pagando las consecuencias de esa irresponsabilidad precisamente por haber abusado de este mecanismo de política fiscal.
 
La idea que prevalece entre la población de nuestro país es que el gobierno gasta de manera desordenada, irresponsable, sin justificación alguna y sin control, por lo que el abuso es manifiesto. Se manejan como ejemplos los elevadísimos sueldos que cobran servidores públicos como los magistrados de la Suprema Corte de Justicia, el presidente y los consejeros del IFE, etc. que incluso son superiores al del presidente de la República, lo que ocasionó que se promulgara una Ley de salarios máximos, que intenta evitar esta situación.
 
¿Es verídico que gasto público crece a un ritmo acelerado, superior al de los ingresos fiscales? Las cifras de la gráfica son elocuentes al respecto. En el periodo 1990 – 2010 el gasto aumentó 2,239.1 por ciento al pasar de 117,121.1 millones de pesos a 2,622,527.9 millones. Por sexenios el comportamiento es el siguiente: en 1994 – 2000 la tasa es de 342.8 por ciento, se reduce a 195.4 por ciento en 2000 – 2006 y continúa su descenso en 2006 – 2010 para ubicarse en 159.6 por ciento.

De lo anterior se destaca que el gasto gubernamental si bien es creciente lo hace a menor velocidad y a pesar de todo, es mayor que el de los ingresos, ya que estos en el periodo 1990 – 2010 crecen 1,746.1 por ciento, tasa notablemente inferior al 2,231.1 por ciento del gasto público. La disparidad entre estos dos conceptos ocasiona que históricamente se genere un déficit fiscal, mismo que tiene que ser financiado por ingresos ajenos a los normales. Deuda pública que se debe manejar prudentemente.

Categorías:Negocios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: