Inicio > Diseño > Texturas que hablan. Proyecto con artesanos textiles de Oaxaca.

Texturas que hablan. Proyecto con artesanos textiles de Oaxaca.

Rocío Vidal y Mónica Solórzano, Directora y Docente de tiempo completo, respectivamente, de la Escuela de Diseño Gráfico.

El pasado marzo se firmó un convenio de colaboración entre la Universidad Anáhuac México Sur y el Museo textil de Oaxaca con el fin de trabajar por la recuperación, promoción y conservación del arte textil de las comunidades indígenas del Estado de Oaxaca.

Con la firma de este convenio se dio continuidad formal a un proyecto de marcado carácter cultural que inició en 2010, cuando alumnas de Diseño Gráfico de la Universidad, acompañadas de la Directora de la Escuela, Dra. Rocío Vidal, y de la Maestra Mónica Solórzano, visitaron algunos poblados de Oaxaca con un doble objetivo: por un lado conocer las técnicas ancestrales de artesanos indígenas de la zona, y por otro, ayudarles a proyectar sus trabajos, mediante el desarrollo de una identidad e imagen corporativa así como con conceptos de comercialización.

Los resultados de esta experiencia fueron muy positivos y el esquema de trabajo sumamente enriquecedor: durante varios días, las estudiantes conviven en las comunidades seleccionadas con familias artesanas. De esta forma, se identifican las necesidades de los artesanos, se conoce de primera mano la labor que realizan, sus habilidades, y se toma conciencia del entorno familiar, social y de trabajo.

Rebozos de lana y algodón

El primer grupo de alumnos, compuesto por Ana Baquerizo, Josune Ibarrola y Daniela Ramírez, convivió con el señor Arturo Hernández y su familia, quienes, desde su casa y taller, elaboran rebozos de lana y algodón, a las afueras del poblado de Mitla.

Los colorantes naturales que se emplean para los teñidos son tomados de la cochinilla, del índigo, la flor de añil, la flor de cempasúchil y otras plantas, mismas que la familia Hernández recolecta del campo alrededor de su casa.

La cochinilla es un parásito que crece en el nopal y gracias al cual se logran tonalidades desde el rojo carmín hasta variantes de anaranjado. Por su parte, el índigo y el añil dan tonos azules y morados; el cempasuchil, amarillo; y las cáscaras de nuez y maderas son usadas para obtener tonos de color café.

Todos estos elementos, orgánicos, son hervidos por separado en agua recolectada de la lluvia, “que es más pura”, dice Arturo, para así potenciar el efecto del color. Al conseguir la temperatura ideal se cuelan y se le agrega alumbre para que el color se fije en la fibra. El rebozo se sumerge en una tina que contiene el colorante caliente y se mantiene en movimiento constante para que el color se impregne de manera uniforme.

Después, el tejido se lava para eliminar el exceso de colorante y se talla para suavizar las fibras. Al final, los rebozos se cuelgan con piedras amarradas en los extremos para que la fibra tome nuevamente la forma inicial. Cuando el rebozo está seco, a mano, se le da el acabado trenzando fino, haciendo patrones modulares que identifican a dichas piezas.

Tejido con telar de cintura

El segundo grupo, integrado por las alumnas Carla Cifuentes, Mariana González y Ana Rincón, trabajó con mujeres tejedoras del poblado de Santo Tomás Jalieza, en la zona centro del estado de Oaxaca.

María Méndez, su hermana Austasia y su sobrina Abigail han conservado una tradición de tejido de cintura que aprendieron desde los tres años, especializándose en tejidos finos y empleando materiales como el algodón y la seda.

La alta calidad de sus trabajos los ha llevado desde Santo Tomás hasta Alemania y Japón, donde les han hecho pedidos especiales por el excelente acabado de cada pieza. Asimismo, María ha ganado concursos promovidos por el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) y el INI (Instituto Nacional Indigenista), con tejidos finos de seda, de tres milímetros de ancho y dos metros de largo.

María conserva en su memoria cientos de patrones diferentes, los cuales plasma con detalle en sus tejidos, utilizando hilos de algodón tan delgados como los que se usan para coser un botón. El trabajo se elabora en una pieza, sentadas en el piso en jornadas diarias, durante semanas que, en palabras de ellas mismas, “les han absorbido la vista, la vida y hasta el amor”.

La experiencia

Conocer a estas dos familias de artesanos ha dejado una fuerte huella en la vida de las alumnas. Esta labor social permitió ampliar sus horizontes aprendiendo y revalorando nuestras raíces y cultura, así como la importancia del trabajo en familia y la conservación de tradiciones transmitidas de manera empírica por generaciones.

El trabajo realizado hasta ahora con los artesanos está privilegiado por la confianza brindada. Los alumnos han aprendido a respetar sus estilos creativos, forma de trabajo, técnicas y su entorno familiar. Por su parte, la sensibilidad gráfica de las alumnas les permite ahora retomar las texturas de las fibras, los colores naturales propios de la zona, la complejidad de composición y el fino acabado de cada pieza, para proyectarse en propuestas de diseño de identidad, la señalización, el diseño de etiquetas y el diseño editorial.

Al Rector de la Universidad, Dr. Jorge López, gran promotor de la artesanía y la cultura mexicana, le agradecemos su apoyo incondicional. 

“Esta experiencia fue un hallazgo verdaderamente enriquecedor de todo el misticismo, belleza y tradición que revelan nuestras artesanías. Como mexicanos, nos corresponde a todos conocerlas, impulsarlas y por supuesto valorarlas”. Ana Rincón. Alumna de Diseño Gráfico.

“El textil de Oaxaca se basa en texturas que hablan y llevan en sus hilos el alma de quienes lo crean y lo tejen. Los artesanos nos han enseñado la sencillez de la vida y el respeto a la naturaleza. Ellos nos han pedido que luchemos para que los jóvenes conozcan las artesanías y valoren su riqueza, que los ayudemos a que no se pierda su oficio, ya que algunas técnicas ya han desaparecido. La vivencia con las comunidades deja en todos nosotros, docentes y alumnos, una marca indeleble y maravillosa como experiencia de cultura” Dra. Rocío Vidal, Directora de la Escuela de Diseño Gráfico.

 

Categorías:Diseño
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: