Inicio > Revista Integra > La Odisea, magnificencia de un clásico

La Odisea, magnificencia de un clásico

Por Irene Limón, profesora de Español

¿Piensas que la literatura clásica es aburrida? ¿Te han dicho que es casi imposible entenderla? ¿Tienes miedo de enfrentarte a ella como si fuera un monstruo que come gente, o en todo caso, lanza un hechizo para conducirte al sueño sin remedio? Te tengo una noticia: los clásicos son maravillosos, no debes temerlos, te aseguro que no solo te hablan de todas las pasiones humanas, sino que además están llenos de aventuras que te llevarán a sitios maravillosos.

El libro que te presento es La Odisea, un largo poema dividido en 24 rapsodias o cantos que fue escrito en los siglos 8 o 9 a.C. por quien suponemos se llamó Homero. Sin duda La Odisea y su predecesora, La Ilíada, son las obras más conocidas, queridas, estudiadas y grandiosas de la literatura universal.

Este libro narra el viaje de Odiseo, quien, después de luchar durante 10 años en las llanuras de Troya, regresa a su casa, en la isla de Ítaca, donde lo espera su esposa Penélope, asediada por sus pretendientes, después de otros 10 años de aventuras e infortunios.

Después del saqueo de Troya, Odiseo emprende el regreso a casa con los soldados que quedaron y comienzan un sinnúmero de aventuras: conoce a los Lotófagos que comen la fruta del olvido; luego llega a la isla de los cíclopes, seres que tienen  un solo ojo que da vueltas. Allí ciega a Polifemo y escapa con sus soldados amarrados bajo el vientre de los corderos. Más tarde, Eolo le regala el odre de los vientos que sus insensatos compañeros abren mientras él duerme. Los vientos desatados lo llevan al país de los fieros Lestrígones que hunden sus naves menos una y de allí se dirige a la isla de Circe, la diosa hechicera que convierte a la mitad de de sus compañeros en cerdos. Baja a los infiernos y allí platica con su madre y otros personajes. Pasa junto a las Sirenas  que con su canto seductor atraen y matan a los navieros. Tapa con cera los oídos de sus compañeros y les pide que lo aten al mástil para gozar del canto sin sucumbir. Pasa por los escollos Caribdis y Escila, monstruos que devoran a los pasajeros y desembarca para descansar en la isla de Helios. Allí sus compañeros, desobedeciendo sus órdenes, matan a algunas de las vacas sagradas del Sol. Este se venga y envía una tormenta que acaba con todos ellos. Odiseo, sobre una quilla, llega a la isla de Calipso donde permanece prisionero durante 7 años. Atenea ordena a Calipso que lo libere y por fin el héroe, después de 20 años, llega a su casa. Allí se reencuentra con su hijo y ambos acaban con los altivos pretendientes. Finalmente Odiseo y Penélope se reencuentran.

Te invito a que disfrutes de la lectura no solo de los clásicos sino también de los escritores modernos, algunos de los cuales han creado obras maravillosas que seguramente serán inmortales.

Categorías:Revista Integra
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: