Inicio > Derechos Humanos > ¿Estado laico o silencio religioso?

¿Estado laico o silencio religioso?

Por Sergio Ponce, alumno de la Universidad
Cuando hablamos de que no hay tolerancia religiosa en nuestro país en el sentido de la condenación de la expresión de ideas propias, uno pensaría que debemos remontarnos a nuestra historia para conocer el contexto y la situación cultural que llevó a semejantes eventos. Pero a través de este ensayo trataré de demostrar  que la causa puede ser algo de menor profundidad ideológica y con la suficiente fuerza para estarse imponiendo en nuestros días.
La realidad política (o politiquera) es la que está afectando esta tolerancia de ambos lados. Pues más allá de buscar un Estado Laico,  se busca callar al Poder Eclesiástico, y éste a su vez busca expresarse de una manera que a veces incomoda a la sociedad.
Todo este interés proviene simple y a la vez complejamente con que cada domingo millones de mexicanos escuchan una serie de valores y enseñanzas por las que debemos regir nuestras vidas. Y cuando esos valores los promueve un partido político en específico es ahí cuando tenemos un gran problema. Ya que si no existiera tan marcada característica, la importancia de una declaración católica sería mínima.
Por lo que, cuando un cura habla acerca de pelear por nuestros derechos como católicos a ser escuchados, criticar ideas que vayan en contra de la vida misma, o simplemente mostrar a todos que el sentido común ahora es el menos común de los sentidos; no lo hace a una persona, ni a diez, ni a mil, sino a miles que propagan las ideas; y otro cura en otra región y así sucesivamente hasta abarcar todo el territorio aún más que Telcel.
Entonces las personas en las altas cotas de poder, que no están involucradas con los valores e ideas que nosotros promovemos, no tienen este tipo de redes funcionales. Si acaso uno que otro tendrá una gran cantidad de seguidores y fans, eso no lo dudo. Pero jamás logrará tener a millones de personas atentas al mensaje de un individuo en cada uno de los rincones del país hablando de ciertas ideas y guías a seguir, a las mismas horas durante un día completo (resumiendo en dos palabras: Misa Dominical). Sobre todo que esas ideas no son mixtas o confusas, llevan una línea y estructura de pensamiento engendradas hace miles de años.
Así, cuando algún religioso pide que en las votaciones tomemos elecciones congruentes con nuestro sentido de trascendencia se malinterpreta como propaganda pura para el PAN (Partido Acción Nacional), por ser el único con una propuesta de valores idénticos o similares a los que se enseñan en la religión católica.
En fin, así que la próxima vez que no toleren a algún político por querer que las autoridades religiosas no digan nada, pónganse a pensar en cuánto le perjudica en sentido de votantes esa declaración. No estoy diciendo que lo dejemos de hacer o que incluso de igual manera lo satanicemos, haciendo valer el término, pero si comprender qué hay detrás de las decisiones y acciones, sacarle fruto y sobre todo encontrar que siempre habrá gente que quiera calmar una ola tan grande que se está formando en el país, una ola que pide a gritos una transformación positiva hacia los valores que antes imperaban y que en realidad somos más los que podemos lograrlo que los que nos pueden detener.
Categorías:Derechos Humanos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: