Inicio > Turismo y Gastronomía > La aportación del licenciado en gastronomía a la Nutrición Infantil

La aportación del licenciado en gastronomía a la Nutrición Infantil

Denisse Yáñez García Moreno, estudiante de Gastronomía. Mayo 2010.
Como es bien sabido, México es el país número uno en obesidad infantil, dato alarmante, pues no es posible que se descuide la alimentación de los pequeños y no se haga nada. La obesidad en algunas ocasiones desencadena enfermedades como por ejemplo diabetes, las cuales al tener complicaciones, pueden provocar como consecuencia incluso la muerte.
Antiguamente se tenía la falsa idea que un niño regordete, era un niño sano, pero se ha identificado que un niño obeso es un niño enfermo y son principalmente los papás de un niño, quienes deben hacer conciencia, pues son los primeros responsables de la alimentación de su hijo.  Y en un país tan rico en vegetación y minerales como es México, sobra decir que las verduras y frutas deben de estar al alcance de todos. Es así que una manzana es más rica y más sana que una bolsa de papas e incluso más económica, pero puede ser que en algunos sitios sea más sencillo encontrar una bolsa de papas que una manzana. 
En los últimos años se han acumulado evidencias que sugieren que en los países en desarrollo, la población con menos recursos tienden a ser más obesos. En este proceso de transición nutricional, las sociedades de todo el mundo se están alejando de sus alimentos y métodos de preparación tradicionales, para consumir alimentos procesados e industrializados, estos suelen ser más grasos, contienen más calorías, y por supuesto contienen menor aportación nutricional a los niños.
En las últimas décadas se han producido cambios de estructura en alimentación global, marcados por un desacoplamiento entre los ingresos económicos y la ingesta calórica/ grasa: la gran disponibilidad de aceites vegetales y grasas de origen animal, a un costo accesible, produce un aumento del consumo graso, en los países con bajos ingresos. Se tiende en general a realizar una alimentación con altos contenidos de calorías.  Parece entonces que se trata de un problema económico pero también de hábitos de consumo.
En México, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Nutrición realizada en 1999, 27.5% de los niños en edad escolar presentan sobrepeso. Los niños obesos tienen una morbilidad y mortalidad superior a aquellos niños que no lo son. Los niños con obesidad pueden sufrir de hipertensión, colesterol elevado y resistencia a la insulina desde la infancia o pubertad y continúan con el riesgo en la etapa adulta. En varones, aumenta el riesgo de ateroesclerosis, infartos al miocardio, accidentes vasculares cerebrales, diabetes así como cáncer de colon. Las mujeres en cambio, son proclives de padecer artritis degenerativa, aumento de la presión arterial en el embarazo y predisposición de fracturas de cadera.  Especialistas del Instituto Nacional de Pediatría calculan que niños con sobrepeso de 25% adicional al normal tienen mayor probabilidad de presentar alteraciones hormonales. En la mujer, puede generar infertilidad, ovarios poli quísticos y alteraciones del ritmo menstrual.
De acuerdo al INP, la obesidad infantil es una enfermedad compleja caracterizada por la acumulación excesiva de tejido graso en el cuerpo, aumento de peso y sus consecuencias. La obesidad resulta de un desequilibrio entre el consumo y el gasto de energía, aunque también está asociada a factores sociales, conductuales, culturales, fisiológicos, metabólicos y genéticos.
Frente a este problema, una licenciada en gastronomía puede hacer menús que les llamen la atención a los niños, y hacer un perfil nutritivo; con base a él, elaborar una extensa variedad de platillos y colocarlos en un libro con recetas que sirvan de apoyo a las mamás. Es posible también ofrecer conferencias y alternativas a las cafeterías escolares,
Una actividad más con la que puede contribuir una licenciada en gastronomía es ofrecer conferencias o materias completas para los niños de nutrición y tal vez hasta sería buena idea llevar alguna clase de cocina a los niños pues es posible que si ven las verduras en el refrigerador, tal vez no se antoja mucho, pero si ellos saben hacer una transformación favorable, puede cambiar la visión de estos pequeños y a la vez hacer conciencia de su salud, definitivamente la salud y la alimentación infantil son las bases de una buena sociedad.
Algo que se puede enseñar por ejemplo a los niños y a los papás, es que existen diversos motivos por los cuales comemos, ya sea como función fisiológica para nutrir a cada una de las células del cuerpo, como función terapéutica para curar diferentes alteraciones que se presentan, especialmente las que son influenciadas por la alimentación, como función social al momento de relacionarnos a las personas, y sea a través de fiestas o reuniones, donde, en función a nuestra cultura, siempre está presente la comida y por último como función placentera ya sea como gratificación, o bien como castigo o autoagresión.
Con lo anterior se identifica que no es lo mismo el hambre, que el apetito, la primera es la necesidad fisiológica de comer, responde a una necesidad física y no es selectiva; el apetito, en cambio, es una necesidad regulada por diferentes factores: psicológicos y sociales entre otros.
Otras sugerencias para la buena alimentación de los niños pueden ser:  respetar el horario de los alimentos como parte de una rutina, no tener periodos de ayuno prolongados, enseñar al niño a identificar cuando está satisfecho, motivarle a tener actividad física, limitar el tiempo que pasa frente al televisor y los videojuegos, enseñar al niño a tomar porciones adecuadas, preferir los alimentos elaborados en casa, preferir alimentos horneados y no fritos.
 Bibliografía.
1. Sarah E. Barlow and William H. Dietz. Obesity Evaluation and Treatment: Expert Committee Recommendations Pediatrics 1998; 102: e29.
2. Norma Oficial Mexicana NOM-008-SSA2-1993 Control de la nutrición, crecimiento y desarrollo del niño y adolescente. Criterios y procedimientos para la prestación del servicio.
3. NORMA Oficial Mexicana NOM-174-SSA1-1998 Para el manejo integral de la obesidad.
4. Secretaria de Salud. COMUNICADO DE PRENSA No. 236, 27/Abril/2006
5. Secretaria de Salud. COMUNICADO DE PRENSA No. 034 20/Enero/2006
6. Samuel S. Gidding, MD, Chair, Barbara A. Dennison, MD, Cochair,Leann L. Birch, PhD, Stephen R. Daniels, MD, PhD, Matthew W. Gilman, MD, Alice H. Lichtenstein, DSc, Karyl Thomas Rattay, MD, Julia Steinberger, MD, Nicolas Stettler, MD,Linda Van Horn, PhD, RD Dietary Recommendations for Children and Adolescents: A Guidefor Practitioners Pediatrics. 2006 Feb;117(2):544-59.
7. Mary C Bellizzi and William H Dietz.Workshop on childhood obesity: summary of the discussion. Am J Clin Nutr 1999 70: 173S-175S.
8. http://www.kidshealth.org/kid/en_espanol/index.html
 
 
  1. dafnne
    abril 7, 2012 a las 7:17 pm

    me gustaría recibir mas informacion acerca de la alimentación de los niños y la influencia que tienen algunos productos sobre ellos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: