Archivo

Archive for the ‘Proyecto arqueológico Magdala’ Category

Migdal South, Archaeological Excavations, Universidad Anáhuac México Sur

Por la Profa.  Marcela Zapata Meza, Meztli Hernández Grajales and Arfan Najjar

The present article  pretends to show the first results of the extensive excavation that has taken place by the Universidad Anáhuac México Sur and the Instituto de Investigaciones Antropológicas from the Universidad Nacional Autónoma de México, in affiliation with the Israel Antiquities Authority. Marcela Zapata Meza directed the excavations, with the support of Meztli Hernández Grajales, Arfan Najjar and over 300 volunteers from different nationalities[1], during the 2010 (G64/2010), and 2011 (G2/2011) field seasons.

The diggings at Migdal by the Magdala Archaeological Project´s team are part of the international project “Magdala Center”. This archaeological project works with the extensive archaeology  technique “…the larger the horizontal area which can be excavated, the more the evidence will be understood…trenches will almost always give partial and probably misleading answers. Compare an excavation with the dissection of a human body. A trench across the chest will give a certain amount of information about the heart and the lungs and part of the spine, but nothing at all about the brain or the kidneys, or, for that matter, the kneecaps. The only logical way to ‘excavate’ a body is to dissect it layer by layer, taking the skin from the muscles, the muscles from the skeleton and so on, eventually dissecting each organ down to the nerves and tiny blood vessels which make it up. So it is with an archaeological site. It should be dissected logically from the surface down, in the way that the site dictates, layer by layer, feature by feature, down to the smallest visible unit, and sometimes beyond…” (Barker, Philip, 1993; pp. 101); includes restoration, conservation and interpretation of every archaeological artifact found through the different seasons.

There are six main objectives to the project:

  • To get to know the context and relationship between the synagogue and the city of Migdal.
  • To identify and know the way of life of the people who lived in Migdal during the first century CE through the study of the activities held in their household (housing units, activity areas).
  • To identify and understand behavior patterns: distribution of activities, uses and tradition, domestic rituals:

-        How did different social groups lived.

-        What activities are distinguished in their housing spaces.

-        How many people use to live on each structure.

  • To identify and understand various household rituals:

-        Space dedicated to the various religious activities.

-        Activities and objects.

-        Rethinking of meanings and symbolism to find the connection inside the home between the ritual and daily life.

  • To identify and learn about the different specializations at work.
  • To identify trade routes and access to them.

Throughout these years we have concentrated in four excavation zones at the Migdal site geographically referenced on map #38 with the following coordinates: 248650-747915, 248670-748000, 248360-747950 and 248375-748010. The Zone A located at the West of the digging land; the Zone B located six meters East of the Zone A; Zone C located in the middle of the Magdala Archaeological Project, 50m away from the previous area, and the Zone D the last excavated area in the East side of the land

At the end of these two years of continual work, we have been able to determine that Migdal had, at least, five phases or occupational strata (Stratum). The information, obtained through the extensive diggings during these two seasons, suggests that the first settlement (Stratum I) was during Hellenistic times concentrating at the southeast of Migdal and in concurrence with the evidence reported by the excavations of Stefano de Luca[2]. On the other hand, we have been able to determine that the biggest urban growth might have taken place during the first century CE and BCE (Stratum II and III) widening the settlement pattern north to south, and west to east. The archaeological strata suggests that the urban layout is established during Stratum II (which is the visible, and permanent occupational strata after the excavations taken place so far), during the posterior occupations (Stratum IV and V) there wasn’t a development per se, but the existing spaces were used by reusing and remodeling certain spaces and contexts. Once the archaeological works are extended and the different zones get to be connected, we will be able to achieve more information and data to either confirm or reject this approach.

It is important to mention that this report must be considered as preliminary, for the area has not been completely excavated[3]. In the future, it will be necessary to widen and connect the excavation zones to get to know the limits of the buildings that made up the town of Migdal, thus getting to better understand the architectonical distribution, as well as its uses and costumes in the time-space dimension.

  Zone A          ZoneB             Zone C           Zone D

The excavations  at the Magdala Archaeological Project have revealed very interesting and rich information that will undoubtedly help to a better understanding of the everyday life at the city of Migdal throughout time. It is important to keep in mind that the land has not been completely dug, and therefore, as mentioned at the beginning of this report, the information delivered through this means shall be considered as preliminary; as soon as the excavations are advanced, and we have all the information from the different structures and materials as well as the nexus between zones, data and interpretations of this report must be analyzed to review whether they are correct or not.

Part of systematical archaeology is the geophysical prospection which uses GPR, magnetic and electric detection systems to have a previous knowledge of the underground non natural anomalyties. With  the results of the geophysics prospection (2010 and 2011), to have an approximate of the extension of the buildings for example at Zone A, and the continuity of in relationship with the building at Zone B.

The archaeological work taken place so far has revealed that Migdal started during the Hellenistic period with its main settlement at the east of the city, around Zone C and the Sea of Galilee; towards the port zone (Zone D). Before the year 68 BCE it extended to the west urbanizing and following a very defined settling pattern between housing units and ritual spaces (Zone A and Zone B), having as main building the synagogue discovered at the year 2009. After the year 70 CE, for unexplainable reasons, the population of the western sector left their houses while the people gathered at the east zone (Zone C and D) continued to occupy the domestic, producing and commercial areas up until the 2nd Century CE.

As to the building system, we have observed that the walls from the housing units, open spaces, and ritual contexts were built with raw-material: For the walls of the housing units (domestic use type) they used a low quality worked stone; for the courtyards or patios, some rooms, and ritual spaces as a mikwa’ot a great quality worked basalt stone was used. This difference at the constructive system might also denote, besides different occupation phases, socio-economical levels.

The analysis of the structures with the archaeological material will give us information to confirm if the city’s grandeur was during the Second Temple period. Even though there is archaeological material from the Hellenistic and Late-Roman period.


[1] I want to thank in a special way Rosaura Sanz, Estíbaliz Aguayo, Erika Ibarra, Andrea Garza, Rodrigo Ortíz, Gabriela Irastorza, Gabriela Román, Elías Mata, Isabel Borrego, Lizie Rodríguez, Fernanda Oriol, Fernanda León, Juan Luis Zamacona, Paulina Díaz, Roberto Fernández, Carlos Ramírez, Martín Srâmko and Tatiana Meltsen for all their support make this project come true.

[2] De Luca, Stefano. 2009. La città ellenistico-romana di Magdala/Taricheae. Gli scavi del Magdala Project 2007 e 2008: relazione preliminare e prospettive di indagine Liber Annuus 59 (343-562)

[3] Idem

Un año en Magdala

Por Marcela Zapata Meza, Directora del Proyecto Magdala

Hace poco más de un año iniciaba en Israel el Proyecto arqueológico Magdala, dirigido por la académica de la Universidad Anáhuac México Sur Marcela Zapata, con licencia otorgada por la Autoridad de Antigüedades de Israel tras el hallazgo de una sinagoga del Siglo I, y en colaboración con el Instituto de Investigaciones antropológicas de la UNAM. Se trata de un proyecto de gran relevancia, la primera vez que México lidera una investigación de arqueología bíblica.

El pasado julio se cumplió un año del inicio de las excavaciones, las cuales han arrojado importantes hallazgos y unas primeras aproximaciones a los usos y costumbres de los habitantes de Magdala durante su máxima ocupación a lo largo del siglo I.

Se han excavado 1,280 m2 distribuidos en tres módulos o zonas de excavación, en los que se han develado una serie de estructuras. Cabe destacar el descubrimiento de un complejo de cuartos (ver fotos 1 y 2 al final del documento) con apisonados de tierra y puertas que dan acceso a un patio abierto, un área común, con escaleras y piso de bloques de basalto. Llama la atención el excelente estado de conservación de los muros, los cuartos, pasillos y escaleras, así como de los pisos de basalto, en especial del mosaico y del miqvé (baño judío de purificación con 7 escalones que representan los 7 días de la creación). Todos los elementos hacen que el complejo habitacional cobre una gran importancia: se trata de un espacio privado al cual, posiblemente, sólo tenían acceso determinadas personas o familias. La cerámica, el vidrio y las monedas recuperadas confirman que estamos en un conjunto habitacional del siglo I.

En la actualidad se está trabajando en un cuarto módulo que abarca una extensión de 396 m2. A diferencia de los otros conjuntos habitacionales, este se ha caracterizado por estar limitado en sus cuatro extremos por calles, lo que nos indica que los cuartos y pasillos corresponden a un barrio o manzana completa de la ciudad de Magdala.

Los resultados obtenidos hasta el momento permiten dar una primera interpretación: si bien, de acuerdo a Flavio Josefo, los habitantes de Magdala fueron los primeros en poner resistencia en el año 67 al paso del ejército romano en su camino rumbo a Jerusalén (lo que significaría que la ciudad de Magdala fue testigo de una batalla), lo cierto es que las pruebas arqueológicas y sus asociaciones con los espacios y la arquitectura, hasta el momento, sugieren lo contario. No hay evidencia de una batalla en la zona, tampoco hay datos que den pie a pensar en un abandono súbito. Por el contrario, todo hace pensar que los habitantes de Magdala, tras el paso de los romanos, tuvieron el tiempo suficiente para abandonar sus casas de una manera paulatina y de que se llevaron consigo todas sus pertenencias. Esa puede ser la razón de que hasta el momento no tengamos contextos primarios. Las asociaciones de materiales y las áreas de actividad nos hablan de un gran movimiento, lento, hacia el sur de la región de Galilea.

La siguiente etapa se presenta muy apasionante, pues el nuevo módulo a excavar es el puerto, a través del cual se espera obtener mucha información económica e, incluso, de la diversidad de etnias que habitaron Magdala durante el siglo I.

Voluntariado

Uno de los aspectos más destacados del Proyecto Magdala en este primer año ha sido la intensa labor de voluntariado, un maravilloso ejemplo de cooperación internacional. Son ya más de 200 los voluntarios, jóvenes interesados en la arqueología, procedentes de países como México, Alemania, Chile, España, Estados Unidos e Israel, entre otros.

Más información Tel. 5628 8800. Extensiones 256 y 276 Mails: jose.pozon@anahuac.mx / rosanz3@hotmail.com / machezm@gmail.com

Avances en el Proyecto Arqueológico Magdala.

Por Marcela Zapata Meza, líder del proyecto y académica de la Universidad Anáhuac México Sur

Tras los resultados obtenidos durante la primera temporada del Proyecto Arqueológico en Magdala, el pasado 3 de enero dio inicio la segunda temporada con el apoyo de 80 voluntarios de Chile entre enero y febrero, y otro grupo más de 18 irlandeses en marzo. Los nuevos hallazgos han sido muy importantes.

A lo largo de 3 meses se ha excavado un área de 126 metros a una profundidad de casi 2 metros, donde han salido a la luz muros y cuartos que nos han ayudado a entender con mayor claridad el conjunto habitacional descubierto durante la temporada anterior. Estos cuartos tienen piso de basalto y se conectan entre sí  mediante un acceso a través de un pequeño corredor.

Este complejo habitacional es único en la región de Galilea para la época del siglo I, al grado que los directivos de la Autoridad de Antigüedades de Israel lo han ubicado dentro de la categoría de “conjunto residencial”, ya que además del piso de basalto se ha develado, en esta segunda temporada, un cuarto con un mosaico de 4 x 3.50 metros, blanco con motivos geométricos en negro y rojo y al centro un rosetón de 8 pétalos (muy característico del siglo I) y un Mikvéh (espacio donde los judíos realizaban y realizan rituales de purificación) con 7 escalones, que aún hoy día recibe el agua de lluvia que se filtra a través de su sistema de ductos y canales.

Una calle con orientación SW-NE separa este espacio residencial de otro conjunto habitacional con cuartos y espacios abiertos, también, con piso de basalto en algunos sectores.

El pasado viernes 8 de abril se abrió un nuevo modulo de excavación, con la ayuda de 20 voluntarios alemanes, de 16 metros al Norte por 20 al Este.

De esta forma, las excavaciones en el Proyecto Arqueológico Magdala siguen por buen camino, respondiendo así al profesionalismo y capacidad que hicieron que, por primera vez, la Autoridad de Antigüedades de Israel otorgara una licencia a México para hacer arqueología bíblica.

Técnica y metodología de excavación en el proyecto Magdala

Por Mtra. Marcela Zapata Meza, Arqueóloga y Mtra. de la Universidad. 26 de agosto 2010.

Proyecto arqueológico de Magdala

Dentro de la arqueología existen varias técnicas y metodologías[1] que permiten conocer el pasado el hombre; el uso de estas estrategias depende de las necesidades y de los objetivos de cada proyecto.
El Proyecto Magdala tiene un objetivo muy específico: conocer identidades, por tanto la metodología que estamos utilizando es la propia de la arqueología científica o arqueometría, es decir que mediante una excavación extensiva, con un registro muy detallado en capas de 10 cm y en módulos de 2 metros cuadrados buscamos entender los diferentes patrones de ocupación a lo largo de la historia de Magdala. Estas identidades nos darán información sobre usos y costumbres, distribución de espacios y áreas de actividad, diferencias entre etnias, identidades religiosas.
El procedimiento de excavación requiere de mucha paciencia y, al mismo tiempos, de mucho cuidado y detalle al ir bajando los 10 cm en cada cuadro; de esta manera podemos ir recuperando los diferentes materiales como cerámica (por ahora muy fragmentada porque aún estamos en la etapa inicial y en lo que se conoce como contexto secundario[2]), vidrio, monedas, herramientas de piedra… Todo esto se registra para, posteriormente, analizarlo e interpretar todos y cada uno de los espacios.

[1] Arqueología de superficie, arqueología de salvamento, arqueología arquitectónica, arqueología científica o arqueometría
[2] Un contexto secundario es cuando hay mucha revoltura de materiales, cuando no es posible, aún, encontrar e identificar áreas de actividad, muros, estructuras, cuartos y pisos. Un contexto primario es justo todo lo contrario, cuando ya existe la suficiente información como para determinar usos, espacios… y, comúnmente, los objetos y/o documentos arqueológicos se relacionan entre sí y son piezas grandes y completas.

Los inicios…

Resistividad eléctrica, Arqueóloga Marcela Zapata

Arquéologa Marcela Zapata Meza

Uno de los objetivos del Proyecto Magdala es sacar a la luz el pueblo o la villa de Magdala (Migdal) durante su ocupación a lo largo del siglo I; así mismo hemos de contextualizar la sinagoga[1] con el desarrollo mismo y la vida cotidiana de los habitantes de Magdala.
Mediante una excavación extensiva, un registro detallado y, posteriormente, el estudio e interpretación interdisciplinar de todos los materiales arqueológicos y muestras de tierra para análisis químicos, será posible entender los usos y costumbres tanto en el ámbito doméstico, como en el político-económico y religioso de este pueblo que el historiador Flavio Josefo describe como el centro económico de la región de Galilea, y como el primer opositor ante la llegada de los romanos con dirección a Jerusalén para destruir el Templo en el año 70 dC.
Un gran aporte por parte del equipo de arqueólogos y geofísicos mexicanos, responsables de este proyecto[2], es que por primera vez en Israel se está empleando la metodología propia de la Arqueología Científica o Arqueometría que implica dese una prospección geofísica (radar, magnetometría y resistividad eléctrica) hasta la excavación extensiva y las interpretaciones finales. Todo este proceso va de mano y se complementa una técnica con la otra. Una analogía que puede ayudar es todo el proceso previo a una operación: antes de operar, el médico hace algunos análisis, radiografías, ultrasonidos, tomografías etc., para que con los resultados sepa exactamente qué tiene el paciente, qué tratamiento se requiere y dónde debe operar. Así se entiende la arqueometría: la prospección geofísica nos proporciona mapas detallados de lo que podemos encontrar enterrado por el paso de los años, desde tipos de piedra, espacios abiertos, muros, cuartos, pisos etc., de esta manera el arqueólogo puede decidir, con mucha precisión, por dónde debe iniciar con la excavación y hacia dónde debe continuar.
Así hemos iniciado[3] los trabajos de campo en el Proyecto Magdala. Sin duda, los resultados darán un gran aporte al conocimiento de la vida doméstica y cotidiana de este pueblo durante el siglo I.
 
Marcela Zapata Meza
Arqueóloga
Directora del Proyecto Magdala

[1] Descubierta en agosto del 2009 por arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel
[2] Dirigido por la Universidad Anáhuac México Sur en convenio con el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM
[3] Todo este trabajo ha sido posible gracias al apoyo de arqueólogos mexicanos e israelíes y a los voluntarios que han venido de varias partes de mundo (en especial de México) para tener la experiencia de tocar con sus manos la historia de Magdala.

Arqueóloga de vocación, Marcela Zapata

La arqueóloga y maestra de nuestra Universidad, Marcela Zapata

Soy arqueóloga de vocación y de profesión. Esta es mi historia…
Pocas personas podrán decir a los 9 años lo que quieren ser de grandes con tal certeza y convicción… Pues yo soy una de ellas. Desde los 9 años supe que sería arqueóloga, y no cualquier arqueóloga, una de las grandes. Y aunque soy pequeña de estatura, hoy puedo decir que soy una gran arqueóloga; no porque sea famosa ni porque haya descubierto la gran tumba, soy grande porque soy feliz, porque sé que no equivoque mi camino, porque sé que estoy donde debo y quiero estar.
Hay muchos tipos de arqueólogos: los que siguen esperando el gran descubrimiento al estilo Howard Carter; los que esperan de la arqueología la gran aventura al estilo Indiana Jones; y los que hacen del quehacer arqueológico todo un trabajo al estilo CSI: “detectives del pasado”. ¿Qué tipo de arqueóloga soy yo? Yo diría que tengo de todos un poco, pero con una fuerte inclinación, en la teoría y en la práctica, por el empleo de las nuevas tecnologías para el mejor conocimiento del pasado y para poder acercarme más a la verdad con el apoyo de la interdisciplina. Así es que soy una arqueóloga al estilo CSI, con un toque de esperanza al estilo Howard Carter y su fascinación por la civilización egipcia, y por qué no, con esa pasión por la aventura y el riesgo de Indiana Jones.
Hoy puedo decir que he tenido la foruna de trabajar con grandes arqueólogos que me han enseñado, ante todo, que el arqueólogo es un científico que debe buscar con gran profesionalismo hasta el detalle más insignificante que nos pueda ayudar a completar el rompecabezas de la historia de la humanidad, pero también es un científico que, con humildad, debe reconocer los límites de su disciplina.
Las más grandes aventuras las he vivido en México; debo confesar que amo mi país, su historia, su cultua, su gente y me enorgullece decir que soy arqueóloga mexicana. Pero también tengo una fascinación por la historia universal, por eso es que desde chica tuve dos grandes sueños: trabajar como arqueóloga en Egipto y en Israel.
El primero de mis sueños ha sido ya una realidad, tuve la fortuna de trabajr en la Primera Misión Arqueológica Mexicana en Egipto excavado la Tumba Tebana 39 (TT39) del Segundo Sacerdote de Amón de la Reina Hat Shep Sut y de Tutmes III: PuimRa. (Proyecto de la Universidad del Valle de México y de la Sociedad Mexicana de Egiptología)
El segundo… está por ser una realidad….
Muy pronto estaré excavando el pueblo de Magdala, en la región del Mar de Galilea en Israel. Tengo la dicha de dirigir el primer equipo de arqueólogos mexicanos con licencia, por partede de la Autoridad de Antigüedades de Israel, para realizar trabajos de arqueología bíblica. Este proyecto está encabezado por la Universidad Anáhuac México Sur, con un convenio de colaboración con el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y con el apoyo de la Autoridad de Antigüeades de Israel.
Esta es la aventura que quiero compartir con ustedes… Ojalá me acompañen.
http://ols.uas.mx/escuela/proyectomagdala/
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.